viernes, 4 de agosto de 2017

Viernes, 4 de Agosto 2017



Viernes, 4 de Agosto 2017

SAN JUAN MARÍA VIANNEY, AÑO I
MATEO 13:54-58
Amigos, hoy honramos a San Juan María Vianney, modelo y patrono de los sacerdotes diocesanos. Necesitamos sacerdotes porque sin ellos no hay Eucaristía, y sin la Eucaristía no hay Iglesia. San Juan Pablo II, en su última encíclica, decía, del modo mas claro y audaz posible: ecclesia de eucaristía (la Iglesia vive de la Eucaristía).

Los sacerdotes son descendientes de aquellos primeros discípulos que se sentaron en la intimidad con el propio Jesús, mirándolo de cerca, aprendiendo de sus pensamientos y su corazón, convocados a trabajar por la venida del Reino. Los sacerdotes participan en Cristo precisamente en la capacidad de cabeza y pastor de su gente.

Los sacerdotes son llamados "padre" porque eso es lo que realmente son. Dan vida en el orden espiritual. Miremos el ejemplo de San Juan María Vianney, quien pasaba horas en el confesionario y en el púlpito; o el de San Maximiliano Kolbe, que ofreció su vida diciendo "Soy un sacerdote Católico"; o el ejemplo del Padre Gary Graf, un sacerdote de Chicago que dió parte de su propio hígado para que una de las personas de su parroquia pudiera vivir. Hacen todas estas cosas porque son padres espirituales, dadores de vida en el orden espiritual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario