miércoles, 9 de agosto de 2017

Miércoles, 9 de Agosto 2017



Miércoles, 9 de Agosto 2017

18VA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, AÑO I
MATEO 15: 21-28
Amigos, en el Evangelio de hoy somos testigos del extraño intercambio entre Jesús y la mujer perseguidora. Es una de las pocas escenas de los Evangelios donde alguien pareciera llevarse lo mejor de Jesús. Primero Jesús no responde a ella. Después sus discípulos le piden a ella que se retire. Finalmente, Jesús es muy enfático y pronuncia palabras devastadoras: " Yo he sido enviado solamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel.... No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros."

La mujer - probablemente viuda y ciertamente una extranjera - es rechazada tres veces. En esto ella simboliza todos aquellos que están fuera, en la marginalidad, y solos.

Pero luego escuchamos el enérgico reclamo de la mujer: " ¡Y sin embargo, Señor, los cachorros comen las migas que caen de la mesa de sus dueños!". Ella no será desalentada por una respuesta brusca. Entonces, que es lo que podemos sacar de esta historia ? Una larga tradición enfatiza en la perseverancia de la mujer cuando es confrontada por la "prueba" a la cual Jesús la somete. En esto hay algo de correcto. San Agustín dice que rezamos para poder expandir nuestra voluntad y aceptar lo que Dios nos da, y eso es lo que descubrimos en esta mujer del Evangelio de hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario