viernes, 11 de agosto de 2017

La oración toma práctica: Cinco maneras de mejorar su vida de oración

SAM GUZMAN
¿Cuánto tiempo y energía se ejerce para obtener un título de alguna prestigiosa universidad? Cuánta sangre, sudor y lágrimas se gastan para ganar un trofeo
De algún evento deportivo? ¿Cuánto tiempo y energía se puede incluso consumir en la preparación para una fiesta de cumpleaños sorpresa? Si podemos gastar tanto tiempo, dinero, energía emocional y física para tales actividades naturales, ¿no deberíamos por lo menos gastar más de nuestro tiempo y energía en lo que es la más grande de todas las artes, "El arte de todas las artes" y que es Aprender la práctica de la oración?
San Alfonso Liguori, Doctor de la Iglesia, llama a la oración la clave de la salvación y sigue cinco pasos breves, claros y concretos que podemos emprender para mejorar nuestra vida personal de oración, crecer en santidad, ser fuente de santidad para muchos y experimentar Una paz casi constante y una alegría desbordante!

1.     Convicción.  Primero, debemos estar convencidos de la importancia de la oración en nuestra vida y para nuestra salvación eterna. San Alfonso lo expresa concisamente:  "El que reza será salvo; . El que no reza será condenado”  San Juan Damasceno define la oración:  ‘Levantamiento de la mente y el corazón a Dios’.  San Agustín tiene una forma pegadiza de expresar el carácter indispensable de la oración:  “El que reza así vive bien ; El que vive bien muere bien; Y para el que muere bien, todo está bien. "  Una última analogía fácil: como el aire es a los pulmones, así debe ser la oración a nuestra alma. No hay aire para los pulmones, la muerte llega rápidamente. Del mismo modo, la persona sin oración puede caer fácilmente en la tentación y caer en el pecado mortal y perder la amistad de Dios
2. Confesión.    Si no estamos en paz con Dios, si nuestra conciencia nos está reprochando, si tenemos pecados no perdonados y no confesados, encontraremos que hablar cara a cara con Dios como amigos será aún más difícil. Si herimos a nuestro amigo, nos disculpamos, buscamos el perdón, y luego volvemos a las relaciones amistosas.
3. Establezca un tiempo y un lugar para orar.  El hombre es una criatura de hábito. Hacemos ciertas cosas todos los días al mismo tiempo y en el mismo lugar. De importancia capital debe ser formar el hábito de la oración. Este hábito resultará en nuestra salvación y posiblemente en la salvación de muchos otros. Podemos orar en cualquier momento y en cualquier lugar y en cualquier circunstancia. Sin embargo, hay "épocas principales" que debemos orar. La oración de la mañana al levantarse del sueño, la gracia antes de las comidas, antes de ir de viaje, el Rosario familiar por la noche antes de la cena y las oraciones de la noche-estos son tiempos tradicionales para la oración.
4. Misa y Santa Comunión.  De lejos, la mayor oración del mundo es el Santo Sacrificio de la Misa. La misa dominical es obligatoria, bajo pena de pecado mortal. Sin embargo, si estamos verdaderamente enamorados de Dios, no debemos aspirar al mínimo, sino al máximo. La mayor acción y gesto bajo los cielos que nos llevará a la vida eterna en el cielo es asistir a la Santa Misa y recibir la Santa Comunión fervientemente, humildemente y con gran confianza. Los ángeles en el cielo experimentan una santa envidia hacia nosotros, porque incluso el más grande de los ángeles no puede recibir a Jesús en la Sagrada Comunión. ¡Qué privilegiados somos en realidad!
5. Busque a Nuestra Señora del Rosario.  Nuestra Señora de Fátima apareció en 1917 de mayo a octubre. En cada una de las Apariciones insistió en la oración del Rosario. El beato Papa Juan Pablo II, en la  Santísima Virgen María y el Rosario, también insistió en que rezáramos el Rosario y por dos importantes intenciones: 1) por la paz mundial, 2) por el bien de la familia. El sacerdote del Rosario, el padre Patrick Peyton, acuñó estos proverbios inmortales: " La familia que ora juntos, permanece unida ..."   Y " Un mundo en oración es un mundo en paz".    La familia debe encontrar un tiempo y un lugar y rezar el Rosario cada día. Que el padre que es el jefe espiritual de la familia inicie esta práctica, que reúna a la familia,
Si podemos implementar estas cinco prácticas concretas en nuestra vida personal de oración, entonces daremos fruto y fruta en abundancia. Que Nuestra Señora de la gracia nos inspire a emprender un crecimiento diario en nuestra vida de oración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario