sábado, 22 de julio de 2017

Sábado, 22 de Julio 2017


Sábado, 22 de Julio 2017

SANTA MARÍA MAGDALENA, AÑO I
JUAN 20:1-2, 11-18
Amigos, hoy celebramos la fiesta de Santa María Magdalena. Nuestro Evangelio nos dice que María llegó temprano a la tumba del Señor en la mañana del primer día de la semana.

Ubiquémonos en ese lugar: todavía hay oscuridad – la misma que existía al principio de los tiempos, antes que Dios dijera, "Hágase la luz". Pero una nueva creación esta por aparecer, una luz esta por brillar.

La piedra había sido movida. La piedra que bloqueaba la entrada a la tumba de Jesús significa la finalidad de la muerte. Cuando alguien que amamos muere es como si una gran piedra fuera colocada entre nosotros, permanentemente bloqueando nuestro acceso. Y esta es la razón por la que lloramos cuando muere alguien – no solo por tristeza sino en una especie de frustración existencial.

Indudablemente que María Magdalena pensó que esto había sido el trabajo de un ladrón de tumbas. La maravillosa ironía de Juan es que, de hecho, el más grande de los ladrones de tumbas ha estado presente.

En el libro del profeta Ezequiel escuchamos "Abriré las tumbas y los haré levantar de ellas". Lo que fue soñado, y lo que fue sostenido como una esperanza contra toda es esperanza se ha convertido en realidad. Dios ha abierto la tumba de su Hijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario