domingo, 2 de julio de 2017

QUIERO SER UN PILAR, SEÑOR!


QUIERO SER UN PILAR, SEÑOR!

Que sostenga un poco más tu  Iglesia,

con la fuerza y el calor de tu  Palabra

Que me haga sentir, de  arriba abajo,

y de abajo arriba, tú  presencia y tú poder,

tu presencia y tu voz,

tu energía y tu confianza en  mí.

¡QUIERO  SER UN PILAR, SEÑOR!

Como Pedro, que diga quién  eres Tú:

¡El Mesías!

Como Pedro, que confiese sin  temblor:

¡Eres el Hijo de Dios vivo!

Como Pablo, que de los mil  caballos

en los que voy montado,  Señor, caiga 

para que descubra, una y  otra vez,



que caminas a mi lado y no  me abandonas, Señor.

¡QUIERO  SER UN PILAR, SEÑOR!

Útil y siempre abierto y  buscando tu voluntad

Firme y agarrado a tu Gracia

Recio y embellecido por la  oración

Limpio y resplandeciente por  la luz de la fe.

¡QUIERO  SER UN PILAR, SEÑOR!

Como Pedro, con los poros de  las limitaciones

Como Pablo, con la  experiencia de dos mil años

¡QUIERO  SER UN PILAR, SEÑOR!

Que sostenga, con mi  pobreza,

la gran riqueza del  Evangelio

En el que edifiques, en mi  debilidad,

el imperio y la grandeza de  tu Reino.

¡QUIERO  SER UN PILAR, SEÑOR!

Como Pedro, sin miedo a ser  destruido

ni derrumbado por el enemigo  de la fe

Como Pablo, aventurero y  abierto

para elevar, sobre mí mismo,  lo que

muchos todavía no conocen: A  JESUCRISTO

¡QUIERO  SER UN PILAR, SEÑOR!

Y que Tú, cuando quieras y  como quieras,

edifiques cuando quieras y  como quieras.

Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario