domingo, 2 de julio de 2017

Domingo, 2 de Julio 2017





Domingo, 2 de Julio 2017

13ER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO A
MATEO 10:37
Amigos, en el Evangelio de hoy Jesús nos propone una especie de terapia de shock. Nos pide que recordemos aquellas posesiones a las cuales estamos más apegados - no las cosas vulgares como el dinero, la fama, y el poder, sino nuestras madres, nuestros padres, nuestras esposas y niños, y más aún, nuestra misma vida. Y luego nos dice de "odiarlas".

Y esto es lo que significa: odiémoslas en la medida que son posesiones que atrapan a nuestro ego. Y una vez que hayamos aprendido a odiarlas, aún cuando se trata de cosas tan encantadoras, estaremos listos para "tomar nuestra cruz". Cualquiera que en el siglo I hubiera escuchado a Jesús habría sabido exactamente lo que esto significaba: ser sujetado a un instrumento de tortura, despojado de todas sus posesiones, humillado, deshonrado, convertido en un fracaso total a los ojos del mundo.

Pero he aquí la consumada y extraña conclusión: Jesús colgado de la cruz es realmente el único hombre feliz. Acá tienes frente a tí todo lo que necesitas ahora para ser feliz, aún cuando cuelgues de una cruz, siempre que te hayas liberado de las ataduras de tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario