sábado, 1 de julio de 2017

¡Adiós a los piercings!


«Un sacerdote italiano vino a Medjugorje para Pentecostés con un grupo de jóvenes. Al ver que en su mayoría tenían tatuajes y piercings, les habló a cada uno en particular y les explicó cómo Dios le pide a su pueblo que no se haga tatuajes en el cuerpo, ni incisiones. Pero ninguno de ellos renunció a sus piercings. Durante la noche, el sacerdote pasó largas horas en oración y los encomendó a la Santísima Virgen diciéndole: “Ahora te toca a ti actuar. Yo he fracasado”.

A la mañana siguiente, el grupo fue a la Cruz Azul para asistir a la aparición de María a Mirjana. Al regresar a la pensión cuál no fue su sorpresa cuando cada uno de esos jóvenes vino a verlo para entregarle sus piercings. ¡Absolutamente todos! El sacerdote sonrió y dirigiéndose a la Virgen le dijo: “Lo que yo no pude hacer, lo hiciste tú”. Luego puso todos esos piercings en un sobre y los depositó en el lugar de las apariciones. A la Virgen le gustan mucho las flores; ¡pero cuando le entregamos algo que nos hace daño, creo que lo aprecia aún más! (No se harán incisiones en la carne a causa de los muertos, ni tampoco se harán tatuajes. Yo soy el Señor. Lev 19, 28)»

© Children of Medjugorje del mes de junio de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario