miércoles, 28 de junio de 2017

Miércoles, 28 de Junio 2017


Miércoles, 28 de Junio 2017

SAN IRENEO, AÑO I
MATEO 7: 15-20
Amigos, hoy celebramos la fiesta de San Ireneo, que fue uno de los Padres de la Iglesia. Él supo expresar el corazón de la espiritualidad Cristiana cuando dijo “Gloria Dei homo vivens”— la gloria de Dios es un ser humano plenamente vivo.

Muchos de los dioses adorados en la antiguedad habían sido imaginados como rivales de los humanos, competidores que estaban situados por encima nuestro, y actuaban contra nosotros, resentidos por nuestra excelencia. Por ejemplo, en el mito Griego del Prometeo, un héroe humano roba el fuego precioso de los dioses y lo desparrama sobre la tierra para beneficio de todos. Pero cuando los dioses descubren el robo se escandalizan. Buscan a Prometeo, lo atan a una piedra, y envían un aguila diariamente para que le arranque el hígado. En el juego desesperado de competencia entre lo humano y lo divino Prometeo tuvo que pagar un precio por su osadía.

Nada de esto sucede en el Cristianismo. Dios no es nuestro rival; más bien Él es quien se alegra de ver que estamos plenamente vivos. Dios nos brinda la entera creación en un acto de generosidad efervescente, y luego, aún más sorprendentemente, atrae a sus criaturas humanas, a través de Cristo, hacia la intimidad de su amistad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario