martes, 6 de junio de 2017

Martes, 6 de Junio 2017


Martes, 6 de Junio 2017

9NA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, AÑO I
MARCOS 12: 13-17
Amigos, en el Evangelio de hoy Jesús responde a una pregunta tramposa con una de sus más famosas frases: "Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios". No debemos leer esto como si hubiese un área política claramente demarcada que pertenece a los Césares de este mundo, y un área espiritual claramente demarcada que pertenece a Dios. Y ciertamente no debemos leer esto en el concepto moderno - que la arena pública pertenece a la política mientras que la religión es relegada a una dimensión de la vida privada.

No, esto no funcionaría, precisamente porque Dios es Dios. Él no es un ser en el mundo o por encima del mismo, no es una realidad entre muchas. Dios es el puro acto de ser en sí mismo, que necesariamente penetra, influencia, es fundamento, y tiene que ver con todas las cosas, aún cuando transcienda toda la creación.

Dios es la más profunda fuente de todo en la vida, desde los deportes a las leyes, a las artes, a la ciencia, y a la medicina. Lo que atrapada a un abogado (en su mejor momento) es una profunda pasión por la justicia, y Dios es justicia en sí mismo; lo que atrapa a un médico (en su mejor momento) es una profunda pasión por aliviar el sufrimiento, y Dios es amor en sí mismo. Todo viene de Dios y todo vuelve a Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario