domingo, 25 de junio de 2017

Domingo, 25 de Junio 2017


Domingo, 25 de Junio 2017

12DO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO A
MATEO 10:26-33
Amigos, en el Evangelio de hoy Jesús nos brinda el antídoto para el miedo. Que nos hace sentir miedo ? Que es lo que tememos perder ? Nos atemoriza pensar que podemos perder nuestro bienestar económico ? nuestro status social ? el afecto de otros ? nuestra salud ? nuestra reputación y buen nombre ? nuestra vida ?

A menudo ha mencionado que mi película favorita es Un Hombre para la Eternidad (A Man For All Seasons). Lo que frustraba al Cardenal Wolsey y al rey Enrique VIII acerca de Tomás Moro era que no podían manipularlo. Y porqué no podía hacerlo ? Él no tenía miedo. No había nada con lo que podían amenazarlo.

Con el correr del tiempo, el rey Enrique fue despojando a Tomás Moro de su trabajo, su status, su reputación, sus amigos, su familia, su libertad - en cada momento esperando que desistiera en su postura - hasta que finalmente el rey le quitó la vida. Cualquier otra persona podía ser intimidada, pero no Tomás Moro.

Y las últimas palabras de Tomás Moro son aquí muy educativas: "Muero siendo el buen siervo del rey, pero primero de Dios". Tomás Moro no tenía miedo a nadie. Tenía solo el santo temor del cual la Biblia habla a menudo: el temor a Dios. Había ciertamente algo que temía perder - eso era la intimidad de su amistad con Dios. Comparado con eso, todo lo demás era de muy poco valor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario