martes, 6 de junio de 2017

Al fin será la paz y la corona



Himno meditado

Al fin será la paz y la corona

Fuente: Liturgia de las horas

Reflexión: Padre Felipe Santos Campaña, SDB


Al fin será la paz y la corona
los vítores, las palmas sacudidas,
y un aleluya inmenso como el cielo
para cantar la gloria del Mesías.

Será el estrecho abrazo de los hombres,
sin muerte, sin pecado, sin envidia;
será el amor perfecto del encuentro,
será como quién llora de alegría.

Porque hoy remonta el vuelo el sepultado
y va por el sendero de la vida
a saciarse de gozo junto al Padre
y a preparar la mesa de familia.

Se fue, pero volvía, se mostraba,
lo abrazaban, hablaba, compartía;
y escondido la Iglesia lo contempla,
lo adora más presente todavía.

Hundimos en sus ojos la mirada,
y ya es nuestra la historia que principia,
nuestros son los laureles de su frente
aunque un día le dimos las espinas.

Que el tiempo y el espacio ilimitados
sumisos al Espíritu se rindan,
y dejen paso a Cristo omnipotente,
a quién gozoso el mundo glorifica.

Amén.  


Reflexión:

. En las playas de todo el mundo juegan los niños con sencillez y naturalidad. Imagen viva de la paz, la inocencia que reina en sus corazones.

. Representan a una humanidad nueva siempre y cuando siga la bondad, el juego sin nada a cambio, el idioma universal de entenderse aunque no sepan la lengua, pero sí sus gestos elocuentes.

.Esta nueva humanidad es la que quiere el Señor; unida a él en fiel alianza.

. Esta humanidad es la que espera Jesús que vive junto al Padre en una actitud de verdadera espera para darle a sus creyentes y personas de buena voluntad, lo que él mismo ha recibido ya del Padre: el honor, la gloria y a la alabanza.

. Mientras tanto llega el encuentro, en el Cuerpo de tu Iglesia, quiero ser una persona activa y contemplativa. Activa viviendo tu realidad en mí y en los otros, y contemplativa, para no despistarme del norte que me marcas. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario