lunes, 22 de mayo de 2017

El fraile que ya no sonríe Cuando, dando la comunión, cae una bomba y las hostias se manchan de sangre


Dos franciscanos y monseñor Georges Abou Khazen, vicario apostólico de Alepo, en el barrio de Er-Ram en mayo de 2016. Foto: Editorial Encuentro

No hay comentarios:

Publicar un comentario