viernes, 28 de abril de 2017

Viernes, abril 28, 2017



Viernes, abril 28, 2017

SEGUNDA SEMANA DE PASCUA, AÑO I
JUAN 6:1-15
Amigos, el Evangelio de hoy se enfoca en la intensa meditación de san Juan en torno al significado de la Eucaristía. El tono de la reflexión se establece a través de la historia tan familiar de la ocasión en que alimentaron a cinco mil personas, el único milagro mencionado en los cuatro Evangelios. Esta escena impactó profundamente en los primeros cristianos.

Jesús indica a la muchedumbre que se recueste sobre el pasto. Tomando las hogazas de cebada y los pescados secos, Jesús organiza una comida que satisface a la enorme multitud. Están hambrientos, casados, desgastados por el esfuerzo, y Jesús les da su sustento del día.

Para Tomás de Aquino, la gran metáfora de la Eucaristía es el sustento, el ser comida para el viaje. El bautismo nos define, haciendo de nosotros hijos e hijas de Dios; la confirmación afirma y profundiza nuestra identidad; el matrimonio y el orden sacerdotal sellan nuestra vocación vital. Todos éstos son sacramentos que se ofrecen en momentos clave de nuestras vidas. Pero luego encontramos la Eucaristía, que es la comida de cada día, el alimento que nos permite sostenernos en el día a día. ¿Cuán efectivo sería si nunca comiéramos, o comiéramos sólo en ocasiones especiales o en ambientes festivos? Muy poco. De igual manera en la vida espiritual hemos de comer y de beber, o nunca tendríamos la fuerza necesaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario