miércoles, 12 de abril de 2017

¿TU HIJO TE HA PEDIDO UN MÓVIL? ¿CUÁL ES LA EDAD INDICADA PARA TENERLO?

Posted: 11 Apr 2017 03:02 PM PDT
Si ha llegado el momento, podéis firmar con él un contrato con  las normas de uso

Durante años fingimos que no escuchamos una petición que surge en la parte de atrás del coche entre mochilas y meriendas cuando hemos recogido a nuestros hijos del colegio.

Es una frase que se deja caer cada cierto tiempo y utilizamos al escucharla lo que llaman “oído selectivo”, es decir, hacemos ver que no la hemos escuchado y seguimos haciendo lo que en ese momento tenemos entre nuestras manos.

Pero la pregunta sigue ahí, congelada, esperando derribarnos en algún momento: “¿Me compráis un móvil?

A cierta edad, es inevitable que nuestro hijo lo pida con insistencia. Sus compañeros lo utilizan con asiduidad y empieza a sentir que un tsunami va a pasar por encima de él si no lo consigue tarde o temprano. Puedes inventar una excusa y dilatar un poco más ese crucial momento pero… llegará.

Ante la petición conviene tomarse un tiempo para reflexionar y elaborar una respuesta que sin duda va a tener consecuencias.

Tal y como nos aconseja el Centro de Seguridad en Internet para menores de edad en España, Internet Segura for Kids (IS4K) debemos ser padres consecuentes: “Cuando hayamos tomado una decisión y tengamos una respuesta, debemos actuar coordinadamente en el seno de la familia. Es recomendable que toda la familia, padres, abuelos, tíos, etc. respeten esta decisión y actúen en consecuencia para evitar mensajes contradictorios y “sorpresas” en forma de regalos no previstos”.

Si nos negamos a regalar a nuestro hijo un móvil, debemos razonar nuestra respuesta. Cuanto más argumentos le demos, más fácil será que entienda porqué todavía no ha llegado el momento.

Pero si habéis tomado la decisión de darle uno, te sugiero que tengas en cuenta estas normas de uso que plantean desde IS4K: “Una buena idea puede ser acompañar la entrega del nuevo dispositivo con una conversación cercana, en confianza al respecto de todo lo que supone, la responsabilidad en el uso, los contenidos que no se deben creer, la precaución ante mensajes potencialmente peligrosos, el control de la lista de amigos, el cuidado de su privacidad, el respeto a los demás, etc. llegando a un consenso en cuanto a las normas de uso del teléfono”.

Un contrato de uso del móvil con tu hijo

¿Has valorado que puedes firmar con tu hijo un contrato sobre el uso de su móvil?

María Zabala es miembro del Instituto de Ciudadanía Digital (EE.UU.). En su blog iWomanish podrás hacerte con el  “Contrato para iKid que estrena su primer Smartphone” que ha elaborado a partir del contrato original e iRules creados por Janell B. Hofmann.

Entre los puntos expuestos encontrarás éstos:

“Por la noche estará apagado y lo encenderemos y te lo devolveremos al día siguiente después de desayunar. Sino lo tuvieras, entre esas horas no llamarías a nadie con el teléfono fijo, así que tampoco hace falta llamar o mandar mensajes con el móvil.

Si se cae al inodoro o al suelo y se destroza, si lo pierdes, tú serás responsable de lo que cueste arreglarlo o sustituirlo.

No emplees el móvil para mentir, burlarte de otros o engañar a alguien. No participes en conversaciones que puedan hacer daño a otras personas. Sé un buen amigo antes que nada. Si no sabes qué hacer, simplemente evita participar en esa conversación y mantente alejado de los problemas.

No digas nada que no dirías en persona. Ni con mensajes, ni con correos electrónicos, ni al hablar por teléfono, ni en chats ni en redes sociales.

Busca en Internet solo aquello que puedas contarme. Y si tienes alguna pregunta sobre algo, házsela a una persona, no a una máquina. Preferiblemente a nosotros, a papá o a mí.

No envíes ni recibas fotos de tus partes íntimas ni de las de otra persona. No te rías. Algún día estarás tentado de hacerlo, a pesar de lo inteligente que eres. Pero es algo peligroso y podría arruinar tu hoy o incluso tu mañana. Si mandas una imagen, aunque creas que estás seguro, cualquiera que la reciba puede hacer un pantallazo y guardarla.

Solo podrás intercambiar mensajes con gente a la que conozcas en la vida real.
Nosotros te daremos permiso para compartir videos. Si no hemos visto ese video y lo compartes, estarás incumpliendo este contrato.

El tiempo que puedes usar el móvil cada día es limitado. Como puedes hacer tantas cosas con él, a veces te sentirás incapaz de dejarlo a un lado para hacer otras cosas. Así que marca tus propios límites.

Meterás la pata. Te quitaremos el teléfono. Nos sentaremos a hablar. Llegaremos a un acuerdo y volveremos a empezar. Papá y yo estamos aprendiendo cada día, igual que tú”.

La edad importa

Quizás la mejor respuesta a la pregunta sobre la edad en la que un hijo puede tener su primer móvil es la que tú consideres que es oportuna según su nivel de madurez. Hay hijos muy responsables a quienes se les puede dar la oportunidad a una edad más temprana e hijos a los que hay que dilatar lo más posible ese momento.

Otra de las variables a tener en cuenta son las necesidades de cada familia. Puede que sea útil en momentos puntuales donde tu hijo empieza a tener un cierto grado de autonomía para los desplazamientos o viajes y consideras que puede ser una herramienta útil para su seguridad.

Las nuevas tecnologías han venido para quedarse

Indudablemente nuestros hijos convivirán con las nuevas tecnologías y como padres podemos acompañarles y ayudarles a controlar su uso.

En esta videoentrevista, concedida a Empantallados.com, la experta María Zabala explica las razones por las que “los padres tenemos y podemos acompañar a nuestros hijos en el ámbito digital”.

Como primeros educadores de nuestros hijos, no podemos dejar de lado enseñarles el uso razonable y congruente de las nuevas tecnologías. Cualquier momento es bueno para empezar o para continuar en este objeto fundamental de la educación.

Y para que no sientas que eres el único que utiliza excusas cuando nuestros hijos nos demandan el uso de nuevas tecnologías, no te pierdas estos dos vídeos de Empantallados.com que así lo reflejan:

 Sofía Gonzalo

Fuente: Aleteia 

No hay comentarios:

Publicar un comentario