sábado, 8 de abril de 2017

REFLEXIÓN PARA CUARESMA: DÍA 39 abril- 8 -2017


Meditación de Hoy
JUAN 11:45-56

Amigos, en el Evangelio de hoy los fariseos traman cómo matar a Jesús tras haber resucitado a Lázaro. Aquí Lázaro representa el peor tipo de corrupción moral y espiritual, el pecado que ha sido expresado en el mundo y que ha quedado incrustado como una costumbre o hábito vicioso. Jesús confirma que no ha venido por los sanos sino por los enfermos. Dios se aproxima incluso a los más enfermos y más apestados entre nosotros.

“Retiren la piedra”, dice Jesús frente al sepulcro de Lázaro. ¿Qué es esta piedra sino ese terrible carácter final de la muerte y la corrupción? Pero existe un poder, un poder divino enviado a este mundo, cuyo propósito es pasar a través de este tipo de piedras.

“¡Lázaro, sal!”. Lo que presenciamos aquí con gran claridad es que nuestro Dios está interesado en que tengamos vida, y vida en abundancia. Como decía Ireneo, la gloria de Dios es un hombre plenamente vivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario