lunes, 10 de abril de 2017

Mi vocación sacerdotal surgió en Medjugorje, la Gospa me cambió el corazón

Estos días ha sucedido algo maravilloso, la visita de Mons. Hosser a Medjugorje, enviado del Papa Francisco, ha movido mucho la interna de la Iglesia en lo refente al pequeño pueblo de Bosnia-Herzegovina.
Entre las muchas cosas de las que habló Mons. Hosser hizo hincapié en algo que ha cambiado mi vida para siempre. Medjugorje es un lugar de luz, necesitamos esos puntos de luz en el mundo de hoy que se precipita a las tinieblas”.
Hasta el año 2003 viví en las tinieblas, aquel año estaba atravesando uno de los peores momentos de mi vida, ya que el año anterior había fallecido uno de mis mejores amigos en un accidente de tránsito. Estuve mucho tiempo con ataques de pánico, sin encontrarle sentido a la vida. Además, vivía inmerso en un mundo de apariencias y mi corazón era duro como una piedra.
Después del encuentro con Nuestra Madre, en Medjugorje, mi corazón cambió para siempre. Encontré la paz que tanto necesitaba en el corazón y esa paz me llevó a un camino de conversión.
Después de algunos años de discernimiento el Señor me mostró que lo que tenía preparado para mí era el camino al sacerdocio. Mons. Hosser ha dicho que Medjugorje es cristocéntrico, es decir, que el camino que tiene preparado la Virgen para nosotros es que vayamos siempre a Jesús. ¡Y así fue! Cada día que me enamoraba más de la Virgen, ella me llevaba el encuentro de Jesús. La Virgen me mostró el camino a Jesús y me enamoré de Él. ¡Ella siempre nos conduce a Él!
Con una profunda alegría puedo decir que yo soy una de las “610 vocaciones sacerdotales y religiosas inspiradas por Medjugorje”. Después de que la Virgen me cambió el corazón no tuve más ataques de pánico, no viví más una vida superficial y me enamoré completamente de Jesús.
Amo a la Virgen y a ella le voy a estar agradecido toda mi vida por haberme conducido a Jesús y por haberme regalado la conversión y la paz en el corazón.
Pueden leer mi testimonio entero ingresando aquí
Dios los bendiga por medio de Nuestra Madre,

No hay comentarios:

Publicar un comentario