martes, 25 de abril de 2017

Martes, abril 25, 2017


Martes, abril 25, 2017

SAN MARCOS, AÑO I
MARCOS 16: 15-20
Amigos, el día de hoy Jesús encarga a sus discípulos (y a nosotros también) que proclamemos el Evangelio a todo el mundo. Luego subió a los cielos donde ocupó su lugar a la derecha de Dios, al tiempo que los discípulos se disponían a predicar en todo lugar.

La ascensión de Jesús señala el comienzo de una nueva era para la Iglesia. En cuanto Jesús abandona la escena (al menos en el sentido más obvio), se abre ante nosotros un nuevo escenario. ¿Y si César, Lincoln, Roosevelt y Churchill todavía caminaran sobre la escena del mundo? Nadie tendría la misma valentía para entrar al juego. Jesús se marcha, para que pudiéramos actuar en su nombre y de acuerdo con su espíritu.

Y son precisamente aquellos que están más enfocados en las cosas del cielo los que más hacen aquí en la tierra —Gandhi, King, Dorothy Day, Juan Pablo II. Aquellos que rezan con mayor insistencia son los más efectivos en el ámbito práctico. Esto también nos fue abierto tras la ascensión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario