lunes, 3 de abril de 2017

EL DON DE LA RECONCILIACIÓN

resultado de imagen para la reconciliación
EL DON DE LA RECONCILIACIÓN
DEJAOS RECONCILIAR CON DIOS
INSTRUCCIÓN PASTORAL SOBRE EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA
“Cuaresma, tiempo de conversión”
Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia
¿Quién nos librará de esta iniquidad que pesa sobre nosotros? “Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia” y el misterio de la infinita piedad de Dios-Cristo ha penetrado hasta las raíces más escondidas de nuestra iniquidad para que así como reinó el pecado causando la muerte, así también, por Jesucristo Señor nuestro, reine la gracia por la justicia para la vida eterna. En Él ha sido demolida nuestra antigua miseria, reconstruido cuanto estaba derrumbado y renovado en plenitud la salvación.
En Cristo ha sido reconstruido cuanto estaba derrumbado.
El misterio de la reconciliación en la historia de la salvación

Dios, Padre Santo, que hizo todas las cosas con sabiduría y amor, y admirablemente creó al hombre, cuando éste por desobediencia perdió su amistad, no lo abandonó al poder de la muerte, sino que, compadecido, tendió la mano a todos para que le encuentre el que le busca y viva con Él el que se convierta. Con su paciencia ilimitada, su incansable fidelidad al plan de reconciliación, su admirable pedagogía con todas las generaciones, y con la palabra y llamada a la penitencia de los profetas, el Señor fue conduciendo a los hombres con la esperanza de la salvación, porque Él no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y vuelva a Él y viva, como admirablemente expresa la parábola del Hijo pródigo, página central de la revelación y parábola de la entera historia de la familia humana.
Dios quiere que el pecador se convierta y viva.
Cristo, nuestra reconciliación y nuestra paz
“El Padre de toda misericordia y Dios de todo consuelo”, volviendo hacia nosotros sus ojos misericordiosos -“convirtiéndose hacia nosotros”- probó el amor que nos tiene en que “siendo todavía pecadores, Cristo murió por nosotros”, por todos, de modo que, “cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios y por la muerte de su Hijo” y “estando muertos por los pecados nos ha hecho vivir con Cristo”. “Y esto no se debe a nosotros, sino que es un don de Dios; y tampoco se debe a las obras para que nadie pueda presumir”55, puesto que Dios mismo estaba en Cristo reconciliando consigo sin pedirle cuentas de sus pecados”.
Desde la “unión admirable” “en cierto modo con todos los hombres” del Hijo de Dios en la Encarnación hasta el Misterio Pascual, todo el misterio de Cristo converge en torno a su misión de reconciliador: Él es nuestra paz.
El misterio de Cristo converge en su misión de reconciliación
La reconciliación en el corazón mismo del evangelio
El perdón de los pecados está en el corazón mismo del anuncio evangélico desde su mismo comienzo. Jesús declara repetidamente que ha venido para buscar y salvar lo que estaba perdido (Lc 19, 8) y no se contentó solo con exhortar a los pecadores a que se convirtiesen e hiciesen penitencia, sino que acogió a los pecadores para reconciliarlos con el Padre y les perdonó los pecados como en el caso de la pecadora, del paralítico o de la mujer adúltera. Comió con publicanos y pecadores y su comprensión hacia el pecador la expresó en varias parábolas61. Como signo, además, de que tenía poder para perdonar los pecados, curó a los enfermos de sus dolencias. Esta centralidad del perdón de los pecados en toda la obra de Jesús quedó consagrada para siempre en el cáliz de su “sangre derramada por muchos para el perdón de los pecados”. Finalmente, Él mismo fue entregado por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación y nos otorgó el Espíritu de Santidad para remisión de los pecados 63.
Esta obra no podría considerarse acabada con su muerte: debía alcanzar a todos los hombres, que tras Él siguieron pecando.
Que tras su muerte, debía alcanzar a todos.
Jesucristo resucitado confía a sus apóstoles el ministerio de la reconciliación
Cristo resucitado confió a los Apóstoles continuadores de lo que Él hizo64, la misión de anunciar a todos los hombres el perdón y la reconciliación que Dios mismo les ofrecía en la muerte y resurrección de su Hijo, encargándoles predicar el camino de conversión abierto a todos, junto con el poder de atar y desatar, de perdonar y retener eficazmente los pecados. Al darles el Espíritu Santo y revestirles de la fuerza de lo alto, predican en su nombre la penitencia y la remisión de los pecados a todas las naciones67. Como Jesús, también los apóstoles, movidos y animados por el Espíritu Santo, inauguran su misión con la exhortación a la Penitencia el día de Pentecostés, proclaman “un bautizo para el perdón de los pecados”, e indican que la conversión, llevada a su cumplimiento en el bautismo, es la condición primera para la salvación.
Los Apóstoles enviados por Cristo resucitado, continúan la obra de reconciliación.
La Iglesia no ha dejado nunca de anunciar la reconciliación y predicar la conversión
Desde entonces, y a lo largo de toda su historia, la Iglesia no ha cesado jamás de predicar la conversión y la reconciliación, ni ha dejado de perdonar los pecados porque tiene conciencia de ser dispensadora de la gracia del perdón, merecido por Cristo una vez por todas y porque el Espíritu Santo, principal agente de la remisión de los pecados, habita en ella.
La Iglesia, por esto, como la define el Vaticano II, es en Cristo como un sacramento, o sea, “signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano”. Ella debe buscar ante todo llevar a los hombres a la reconciliación plena, proclamando la misericordia de Dios y exhortando a los hombres a la penitencia para que abandonen el pecado y se conviertan a Dios. Ella debe hacer presente la reconciliación, significando y otorgando en nombre de Cristo su victoria sobre el pecado y su reconciliación por medio de los sacramentos, de manera particular de la celebración de la Penitencia que como ningún otro acto significa más directamente la penitencia del hombre cristiano y la reconciliación de Dios con él.
La Iglesia prolonga sacramentalmente la reconciliación.
El don de la reconciliación abarca la práctica totalidad del mensaje de la salvación. los bienes de la reconciliación
Con este mensaje de la reconciliación estamos abarcando la práctica totalidad del mensaje de la salvación: en su doble aspecto de paz restablecida entre Dios y los hombres y de los hombres entre sí, la reconciliación es el primer fruto de la redención. Por ella los hombres han encontrado de nuevo a Dios y la esperanza y ya desde ahora participan de la gloria de Dios.
La reconciliación abarca la totalidad del mensaje de la salvación.
La reconciliación es ese don irrevocable ofrecido por la misericordia del Padre a todos los hombres para que puedan participar de la purificación, santificación y renovación personal y social en la comunión de amor que llegará a la perfección cuando toda “la Iglesia de los Santos, en la felicidad suprema del amor adore a Dios y al ‘Cordero que ha sido inmolado’”.
Don irrevocable del Padre
La reconciliación restablece a los hombres en su verdad más profunda y les conduce a la comunión con Dios a la que están ordenados por amoroso designio divino, como el Bien Sumo y fin último ofrecido a su verdadera libertad.
Dios reconciliador alcanza al hombre en su interioridad más profunda, dándole un corazón nuevo 74 y haciéndole participar del Espíritu y de sus dones que lo sitúan en una nueva forma de existencia que sólo puede desplegarse por completo en la resurrección, aunque aquí se pueda ya vivir en esperanza por la fe y la caridad.
Restablece al hombre en su verdad y le conduce a la comunión con Dios,
De la muerte en la cruz y de la resurrección de Cristo brota por obra del Espíritu Santo la criatura nueva 75, el hombre nuevo 76, la comunidad humana nueva 77, el orden cósmico nuevo 78, en el cual el hombre goza generosamente de la paz con Dios y con los hermanos:
Le hace ser hombre nuevo
*      Por la reconciliación se revela el verdadero rostro de Dios al hombre y éste es conducido a la experiencia del misterio de Dios como amor misericordioso en la que se le revela su propio misterio, se conoce mejor a sí mismo y alcanza su verdad: criatura llamada a entregarse totalmente y en libertad a Dios, a vivir en paz consigo mismo y a amar a los demás. Reintegrada a su verdad más profunda por la reconciliación con Dios, la persona humana, desgarrada por el pecado, reencuentra su unidad interior y su libertad más auténtica y se hace capaz de vivir conforme a su dignidad personal en el servicio responsable a Dios y a los hermanos.
Le reconcilia consigo mismo y con Dios
*      El hombre reconciliado es capacitado para establecer una relación armoniosa y auténtica con los demás: se hace próximo a sus hermanos dando lugar a relaciones fundadas sobre el reconocimiento de la dignidad del otro, de la justicia y de la paz. La reconciliación, una vez recibida es, como la gracia y como la vida, un impulso y una corriente que transforma a sus beneficiarios en agentes y transmisores de la misma 79, es decir, en sus testigos. Esta reconciliación adquiere entonces una dimensión pública. De la reconciliación con Dios y consigo mismo nace la posibilidad y la urgencia de una reconciliación fraterna y social. En virtud de este don, el hombre dotado de la misericordia universal, puede vivir una relación nueva con los demás, con un espíritu universal y ampliamente generoso, reconociendo a todos y por igual su dignidad inviolable como personas, imágenes vivas e hijos de Dios, y desarrollando así una nueva comunidad humana, fundada en la justicia y justificada por el amor y el espíritu de Dios misericordioso que hace salir su sol sobre buenos y malos.
Le reconcilia con los otros
*      La plena reconciliación de todos los hombres se extiende a su vez a toda la creación que está sometida a la injusticia por quienes la explotan abusando de ella, al margen de su naturaleza. La reconciliación, pues, aporta la capacidad y el deber de una nueva y justa relación con las realidades terrenas y los asuntos temporales.
En suma, el acoger la acción reconciliadora de Dios abre al hombre a un nuevo sentido de Dios vivo y actuante en el mundo y en la historia, al verdadero sentido del pecado como violación de la alianza de amor con Dios, a una más clara visión de sí mismo, de sus valores y exigencias, de su libertad responsable y de su conciencia moral, que han de traducirse en unas relaciones reconciliadas con los demás y con el mundo.
TEXTO TOMADO DEL DOCUMENTO DE LA ASAMBLEA PLENARIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL “DEJAOS RECONCILIAR CON DIOS”
INSTRUCCIÓN PASTORAL SOBRE EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario