sábado, 25 de marzo de 2017

Sábado, marzo 25, 2017


Sábado, marzo 25, 2017

DÍA 25 DE CUARESMA
LUCAS 1: 26-38
Amigos, nuestro Evangelio de hoy nos presenta al personaje más importante del Adviento: a María, la Madre de Dios. Los Padres de la Iglesia frecuentemente hacían la conexión entre Eva, la madre de todos los vivientes, y María, la Madre de Dios y Madre de la Iglesia. De hecho, la veían como "la nueva Eva", aquella que deshizo el daño hecho por Eva.

El saludo que el ángel emplea con María es importante: "¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo". María es saludada como alguien capaz de recibir dones. Mientras Eva y Adán trataban de apoderarse de las cosas, María está lista para recibirlas. De igual manera, la réplica de María también es significativa: "¿Cómo puede ser esto, si no conozco varón?". No hay nada de cobardía en María.

El ángel le explica: "El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra". En el centro de la vida espiritual encontramos la convicción de que nuestra vida no trata sobre nosotros. La verdadera vida espiritual trata sobre permitirnos a nosotros mismos ser desbordados por aquél que nos ama. María está dispuesta a lo imposible, razón que hace de ella el paradigma del discipulado. "Hágase en mí según tu palabra". Esto es aceptar la aventura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario