sábado, 11 de marzo de 2017

Sábado, marzo 11, 2017



Sábado, marzo 11, 2017


DÍA 11 DE CUARESMA

MATEO 5:43-48
Amigos, nuevamente nuestro Evangelio ha sido tomado del Sermón de la Montaña pronunciado por Jesús. Habla sobre amar a nuestros enemigos. Para poner a prueba esta enseñanza, quiero que traigan a la mente a un enemigo.

Primero, piensen en un enemigo más general o global como, digamos, los secuestradores involucrados en el atentado del 11 de septiembre, o en Hitler, o en algunos de los crueles dictadores de hoy en día. Luego piensen en un enemigo más personal, alguien terriblemente molesto, alguien al que le harían daño si pudieran. Y luego escuchen las palabras de Jesús, que indican que es precisamente a estas personas a las que hemos de amar. Duro, ¿no es así? Parecería algo casi imposible, ¿cierto? Permítanme compartir con ustedes una perspectiva particular sobre estas duras palabras de Jesús.

Amamos a nuestros enemigos, en primer lugar, porque ésta es la mejor manera de poner a prueba la calidad del amor. El amor, como he afirmado millones de veces, no es principalmente una emoción, sino un acto de la voluntad. Es desear el bien del otro por el simple hecho de ser otro. Como tal, la mejor prueba del amor verdadero es amar al enemigo, ya que sabemos de entrada que será alguien que muy probablemente no nos amará de regreso.





No hay comentarios:

Publicar un comentario