lunes, 13 de marzo de 2017

¿POR QUÉ ALGUNAS PERSONAS ALCANZAN MILAGROS Y OTRAS NO?

Publicado: 12 Mar 2017 16:03 PDT
Existen 6 motivos – y el último es el más importante

En toda la historia del pueblo de Dios y de la Iglesia, existen historias de verdaderos milagros. Los milagros son intervenciones de Dios, sobre los cuales podemos decir que, por amor, Él hace una excepción para aquello que supera nuestra naturaleza y comprensión. Milagro es una prueba de Dios, una práctica exclusiva de su amor omnipotente, que forma parte de un plan mayor. El Señor no quiere mimar a sus hijos, sino salvarlos; luego, todo milagro forma parte de su plan salvífico.

A continuación un pequeño “diagnóstico”, en seis partes, del porqué el milagro que necesitas no ha llegado.

1 – No clamar por milagros

Parece obvio, pero muchos no alcanzan milagros, porque no los piden, aunque existan gracias que conseguimos sin pedir. Un ejemplo muy claro de eso es el sol naciente cada mañana. “vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre justos e injustos” (cf. Mt 5, 45).

Es necesario clamar por un milagro si lo quieres. Muchas personas pierden su tiempo lamentándose, reclamando, pero se olvidan de que Dios lo puede todo, en todo y en todos. Toma ese tiempo que pasas reclamando o murmurando y hazle una oración a Aquel para quien nada es imposible. Ofrece tus lágrimas en oración, Él te oirá.

2 - No Tener Fe

«Yo os aseguro: si tenéis fe y no vaciláis, no sólo haréis lo de la higuera, sino que si aun decís a este monte: “Quítate y arrójate al mar”, así se hará. Y todo cuanto pidáis con fe en la oración, lo recibiréis.» (Mt 21, 21-22).

Si ya estamos clamando, pero no logramos alcanzar el milagro, puede ser que nos esté faltando fe. En Hebreos, está una magnífica definición: “La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. Por ella fueron alabados nuestros mayores”. (Hb 11, 1-2).

El buen testimonio justamente es esa intervención divina.

Clamar un milagro con fe es tener la certeza de que solamente Dios es capaz de hacerlo, pues si dependiera exclusivamente de la mano humana, nada sucedería.

3 – No perseverar

Somos de la generación del Fast food y del Internet sin límites, donde, en todo momento, buscamos lo ilimitado. Generación de alta tecnología y muchas facilidades, donde estamos acostumbrados al ahora, donde nada tarda. Sin embargo, la lógica divina no ha cambiado, ni todo es espontáneo. ¿Cuántas personas han sido curadas de enfermedades después de años de que su familia se arrodillara y clamara por un milagro? 

Para entender la lógica de Dios, aprendemos con Jesús: “Les decía una parábola para inculcarles que era preciso orar siempre sin desfallecer. «Había un juez en una ciudad, que ni temía a Dios ni respetaba a los hombres. Había en aquella ciudad una viuda que, acudiendo a él, le dijo: “¡Hazme justicia contra mi adversario!” Durante mucho tiempo no quiso, pero después se dijo a sí mismo: “Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, como esta viuda me causa molestias, le voy a hacer justicia para que no venga continuamente a importunarme.”» Dijo, pues, el Señor: «Oíd lo que dice el juez injusto; y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que están clamando a él día y noche, y les hace esperar? Os digo que les hará justicia pronto. Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?» (Lc 18, 1-8).

Cuando queremos algo, de hecho, ¿no luchamos por ello? Así es en el mundo espiritual. Al persistir en la oración, vamos tomando conciencia más y más de que Dios es el único capaz de realizarlo, y nuestra fe crece.

4 – No saber cómo pedir

Si incluso con fe y perseverancia el milagro aún no ha llegado, es porque estás pidiéndolo de manera equivocada. El milagro no viene a partir de una fórmula o de un orden, de un rito. El “cómo” es una manera de pedir, y el pedir es saber que el milagro depende solamente de Él, de cualquier manera. Es necesario saber reconocer totalmente (mente, palabra y corazón) que solamente el Señor puede darnos el milagro.

5 – Superar la prueba antes de que ocurra el milagro

El sufrimiento, la tribulación, la enfermedad, cualquier adversidad que suceda no es voluntad de Dios, pero Él lo permite, como lo permitió a Job, para que podamos crecer con esos episodios de vida. Él como Padre, permite la adversidad, para que crezcamos en lo sobrenatural.

Eso es muy concreto, por ejemplo, en la cura interior, cuando muchos, tras perdonar a una persona, logran la apertura a una cura física o logran tener fe lo suficiente para interceder ante un imposible para su familia.

6 – No es voluntad de Dios que ese milagro ocurra

Cómo es difícil reconocer eso. Pero es una verdad tremenda. Él es amor y quiere nuestro bien. Lo que pensamos que es bueno para nosotros puede no ser un bien real, y Dios lo sabe. “Porque no son mis pensamientos vuestros pensamientos”. (Is 55, 8).

Jesús, al decir eso, explica: “Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan!” (Mt 7, 11).

Luego, Él no nos lo concede y no entendemos, lo importante aquí es no ser como niños caprichosos, sino que podamos reconocer y madurar en nuestra entrega a Él, y reconocer que más importante que los milagros del Señor es el Señor de los Milagros, que ya hizo el mayor milagro que fue nuestra salvación por su Pasión y Resurrección, y nos concede el precioso milagro de la Eucaristía en cada misa.

Para  Nueva Canción


Fuente: Aleteia

No hay comentarios:

Publicar un comentario