jueves, 30 de marzo de 2017

Perú: En medio del desastre un gesto puede con todo




 Esther Núñez Balbín | Mar 29, 2017

Seminaristas peruanos llevan su solidaridad a zonas inundadas

SE puede encontrar generosidad en la calamidad? Cuando se ha perdido todo, no solo lo material importa. Como le sucedió a Carmen, una mujer peruana de 58 años de edad, damnificada por las inundaciones producidas en Perú.

El deslizamiento de piedras y lodo generado por las lluvias en las quebradas, convirtió en escombros el asentamiento humano “27 de junio”, ubicado en Ñaña, distrito de Ricardo Palma, en la provincia de Huarochiri de la Región Lima,.

Carmen lo perdió todo y no encontraba a nadie que le diera algo más que ayuda material. Un grupo de 50 jóvenes del Seminario “Fray Martín de Porres de la Diócesis de Chosica” llegaron hasta el lugar. Samir Arana Poma era uno de ellos: “En el poblado estaba todo echado a perder mas no así el buen ánimo de doña Carmen”, cuenta para Aleteia el joven peruano.

La ayuda material no es suficiente


“Doña Carmen nos decía ‘Lo material se recupera pero esa generosidad de ustedes jamás se olvida’”, explica el joven.

Las clases se suspendieron a nivel nacional. “Era momento de ayudar. Nuestros hermanos nos necesitaban -resaltó Samir-. Ya habíamos estado ese fin de semana en otro asentamiento humano Vallecito en Chaclacayo a donde llevamos almuerzos para 50 familias, para un aproximado de 200 personas”. 

Y a cambio Carmen enfantizó: “¡Qué alegría nos transmiten ustedes jóvenes, gracias por esa ayuda espiritual!”

Alegría y esperanza es lo que ahora necesita el pueblo peruano. Fue una tarde intensa de mucha solidaridad: “Llevamos carretillas y sacamos los desechos de las casas”. Una experiencia con la que consideran haber aprendido a ser solidarios en todo momento “y a estar siempre dispuestos a ir hacia el encuentro del otro”, indican estos seminaristas.

Según el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) ya suman 90 el número de muertos, 740 mil afectados y más de 120 mil personas que lo perdieron todo.

Ciudad que vive bajo el agua

“No hay ayuda, las autoridades no nos escuchan, corremos peligro niños y adultos y por eso pedimos que fumiguen”, exclama una indignada madre de familia del asentamiento humano llamado El Indio en Piura. El Indio es una comunidad improvisada afectada por el agua de las últimas lluvias torrenciales.

En el lugar solo se cuenta con unas motobombas que resultan insuficientes para sacar la gran cantidad de agua empozada que dejaron las cuatro horas de lluvia. En las calles la masa líquida llega hasta las rodillas. El poblado permanece inundado. Hasta el momento en Piura hay más de 40.000 damnificados por las intensas precipitaciones. 

Los vecinos del lugar hacen lo que pueden por desaguar sus casas. Los habitantes del Indio tienen temor de seguir viviendo en sus casas húmedas. Estas son las secuelas del denominado fenómeno “Niño Costero” que sigue afectando al país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario