miércoles, 15 de marzo de 2017

Miércoles, marzo 15, 2017



Miércoles, marzo 15, 2017

DÍA 15 DE CUARESMA
MATEO 20:17-28
Amigos, en el Evangelio de hoy la madre de Santiago y Juan le pide a Jesús en su nombre que les asigne lugares privilegiados en su reino. Lo que exigen es uno de los cuatro substitutos de Dios: la riqueza, el placer, el poder y el honor. Estos hermanos desean específicamente los dos últimos. El poder no es, en sí mismo, algo malo. Y lo mismo puede decirse en el caso del honor. Tomás de Aquino dijo que el honor es la bandera de la virtud, un modo de señalar a otros que vale la pena prestar la atención a algo.

Pero, entonces, ¿cuál es el problema? El problema es que están exigiendo estas dos cosas con un espíritu errado. El ego no deseará utilizar el poder para cumplir los propósitos de Dios, ni tampoco en servicio de la verdad, la belleza y la bondad, sino para su propio engrandecimiento y defensa. Cuando se busca el honor por el honor mismo, o para hinchar el ego, también se vuelve peligroso.

¿Cuál es la salida? Jesús nos lo dice: "El que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero que se haga su esclavo". Cuando sirves a otros, cuando te conviertes en el último, entonces accedes al poder de Dios y buscas honrar a Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario