jueves, 9 de marzo de 2017

Martes, marzo 9, 2017

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, anteojos

Martes, marzo 9, 2017

DÍA 9 DE CUARESMA
MATEO 7:7-12
Amigos, el Evangelio de hoy nos confirma el poder de la oración. Cuando algunas personas piden con un espíritu de confianza, realmente creyendo que ocurrirá aquello por lo que están pidiendo, acaba ocurriendo. Tal y como Jesús sugiere en el Evangelio, "Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama a la puerta, se le abrirá".

El poder de la oración radica en la confianza que depositamos en que seremos guiados y cuidados, incluso cuando esta guía y cuidado no sean inmediatamente aparentes. Esto es lo que permite que alguien viva desapegado de todas las subidas y bajadas de la vida, o empleando el lenguaje de Ignacio: "Señor, ya sea que tenga una vida larga o breve, ya sea que esté sano o enfermo, sea yo pobre o rico, todo me es indiferente mientras siga tu voluntad".

Quienes viven este tipo de desapego son libres, y dado que son libres, son poderosos. Están más allá de las amenazas que surgen en el contexto de este mundo. Ésta es la fuente del dynamis, del poder real. Éste es el poder que ejercieron Martin Luther King, Dorothy Day y Juan Pablo II, un poder que transforma el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario