martes, 28 de marzo de 2017

Martes, marzo 28, 2017

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, anteojos

Martes, marzo 28, 2017

DÍA 28 DE CUARESMA
JUAN 5:1-16
Amigos, en el Evangelio de hoy encontramos la hermosa sanación del hombre paralítico que había estado enfermo durante treintaiocho años. Jesús ve a este hombre tumbado sobre su camilla, al lado de una piscina, y le pregunta, "¿Quieres curarte?". El hombre dice que sí, y Jesús le replica, "Levántate, toma tu camilla y anda". El hombre queda inmediatamente sano.

Ahora, llegado este punto, la historia realmente se acalora. Observamos algo que frecuentemente encontramos en los Evangelios: la resistencia ofrecida a la obra creativa de Dios, el intento por encontrar una excusa, por débil que sea, para negarla, pretender que no está ahí, para condenarla. Uno esperaría que todos los que rodean a este hombre recién sanado se alegraran, pero ocurre justo lo contrario: los líderes judíos están enfurecidos y frustrados. Ven al hombre sanado y su primera respuesta es "Es sábado. No te está permitido llevar tu camilla".

¿Por qué reaccionan de esta manera? ¿Por qué rechazan lo que ha ocurrido? Nosotros, pecadores, no gustamos de las maneras de Dios. Nos parecen inquietantes y amenazantes. ¿Por qué? Porque socavan los juegos de la opresión y la exclusión de los que dependemos para elevar nuestros egos. Que este encuentro nos recuerde que los caminos de Dios no son nuestros caminos, y que hay alguien que es incluso mayor que el Sabbat.

No hay comentarios:

Publicar un comentario