lunes, 27 de marzo de 2017

Lunes, marzo 27, 2017


Lunes, marzo 27, 2017

DÍA 27 DE CUARESMA
JUAN 4:43-54
Amigos, nuestro Evangelio del día de hoy habla de Jesús sanando al hijo de un funcionario real. El funcionario le ruega que sane a su hijo, quien está muy cercano a la muerte. Jesús le dice, “Si no ven signos y prodigios, ustedes no creen”. Pero el funcionario real persistió. Entonces Jesús le dice que su hijo vivirá. El hombre creyó en Jesús y su hijo sanó.

El teólogo Paul Tillich en una ocasión dijo que la “fe” es una de las palabras peor entendidas dentro del vocabulario religioso. Esto es una tragedia, ya que la fe se encuentra en el centro mismo de este programa; es el sine qua non de toda la cuestión cristiana. ¿Qué es la fe? El inicio de la Carta a los Hebreos, capítulo 11, nos presenta la definición correcta: “La fe es la garantía de los bienes que se esperan, la plena certeza de las realidades que no se ven”.

La fe es un esforzarse por las cosas que a lo más podemos sólo percibir vagamente. Pero percatémonos, por favor, de que no se trata de una cuestión llena de inquietud, angustia y dudas. Se trata de algo “confiado” y lleno de “convicción”. Pensemos en los grandes personajes de la fe, desde Abraham hasta Juan Pablo II: son todo menos personas indecisas, indefinidas y llenas de dudas. Al igual que el funcionario real, son personas claras, enfocadas y seguras.




No hay comentarios:

Publicar un comentario