martes, 21 de marzo de 2017

Las espinas en tu vida



Fe – Esperanza – Amor

Un dia pasando momentos de prueba en mi vida me fuì a la Floristeria cercana a casa a comprar flores para animarme y suavizar un poco esos momentos. Mi director espiritual me dijo un día que el sufrimiento era un regalo de Dios, que hacía madurar y fortalecer… pensé en estos momentos duros de mi vida… “mjum este regalito de Dios como que ya ha durado varios años!” había tanto cuestionamiento dentro de mi cuando… la vendedora se acercò diciendo:

– ¿Quiere un arreglo tradicional o le gustaría uno que yo llamo “Especial”? Y le dije… aún no se… quisiera algo que me levante el ánimo…a veces nos preguntamos por qué Dios permite ciertas cosas en nuestras vidas. Entonces ella dijo: ¿Está buscando algo que realmente la anime y demuestre gratitud a Dios?

– ¡Pues tengo el arreglo perfecto para usted!.

En ese momento entró una cliente que vino a buscar su pedido:
Un arreglo de largos y espinosos tallos de rosa. Todo muy bien arreglado, pero no había ninguna flor.
Me quedé asombrada pensando por qué alguien pagaría por tallos de rosa, sin flor.
– Este es el “Especial”, lo llamo “Ramillete de Espinas de Acción de Gracias” – explicó la vendedora.
– ¿Pero qué la llevó a crear el ramo de espinas? – pregunté.


– Y la vendedora con un tono dulce me dijo… aprendí a ser agradecida por las espinas… Siempre agradecí a Dios las cosas buenas en mi vida y nunca le pregunté por qué esas buenas cosas sucedieron cuando me sentía “in the top of the world” en la cima del mundo!.


Pero cuando vinieron los momentos de prueba… lloré y clamé a Dios: ¿por qué? ¿Por qué yo? Por qué a mí? Con el tiempo aprendí que las épocas difíciles son importantes para nuestra fe y nuestro fortalecimiento. Delante de las dificultades nos aproximamos a Dios y valoramos la vida y sus buenos momentos.

-Me quedé sin palabras y recordé lo que mi director espiritual me había dicho justo esa semana y le dije: Tengo unos años de estar en una lucha espiritual que pareciera que no termina nunca!

En ese momento entró un hombre en la floristería, que también venía a buscar un ramillete de tallos espinosos. ¿Esto es para su esposa? – pregunte asombrada. Entonces sonriendo me dijo: Mi esposa y yo casi nos divorciamos, pero con la gracia de Dios, con la fe en El enfrentamos problema tras problema y salvamos nuestro matrimonio. El ramo especial nos recuerda las épocas “espinosas”. Etiquetamos cada tallo con uno de los problemas solucionados y damos gracias por lo que Él nos enseñó.

– No sé si puedo ser agradecida por las espinas en mi vida. Me parece a veces una carga tan pesada…
La vendedora respondió, cariñosamente: La experiencia me mostró que las espinas vuelven las rosas más preciosas, apreciamos más el cuidado providencial de Dios durante los problemas que en cualquier otra época.

No pude evitar las lágrimas y le dije: – Me llevaré una docena de esos tallos largos llenos de espinas. La vendedora los preparó con un hermoso lazo y una nota en un simpático sobrecito. -Por favor. ¿Cuánto le debo? Nada. Nada si me promete que permitirá a Dios que cure su corazón. La vendedora sonrió y me entregó el ramo.

Esta tarjeta en su ramo tal vez usted quiera leerla primero.

-Abrí el pequeño sobre sintiendo una gran paz interior… y leí: “Señor, yo nunca agradecí mis espinas. Agradecí mil veces las rosas, pero nunca las espinas. Enséñame el valor de mis espinas. Muéstrame que, a través de mis lágrimas, los colores de Tu arcoíris son mucho más brillantes.” Mateo 11:30 dice “mi yugo es fácil y mi carga ligera”… Dios nunca dice que la vida será fácil o que siempre seremos felices, pero dice que si confiamos en Él podremos descansar. Si nos ocupamos de sus cosas, Él se ocupará de las nuestras. Nunca te canses de ser generoso, generosa… en especial cuando pasas momentos dificiles, porque Dios nunca se deja ganar en generosidad. Animo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario