lunes, 27 de marzo de 2017

Grupo de investigadores prueba científicamente la reencarnación

(ECOS de la CAVERNA) En lo que quizá sea una fecha que pasará a la historia, el martes pasado por la tarde un grupo de científicos anunció los resultados de cinco años de laboriosas investigaciones.
Desde que era un joven estudiante, el Profesor Oftan Bothersome ha perseguido su sueño de demostrar científicamente la reencarnación. “Nunca he dudado de que lo conseguiría”, explica. “A fin de cuentas, la reencarnación es moderna y progresista, así que, por definición, tiene que sustituir a supersticiones antiguas, como la resurrección de Jesús y otras fábulas”.
Cuando la Universidad de Stratford-upon-Thames creó una beca de Antropología Progresista, Bothersome supo que había llegado su oportunidad.
El problema”, explica Kwait A. Nnoying, colaborador de Bothersome, “era encontrar el sujeto adecuado. Gastamos los primeros dos millones de libras de la beca en viajes de investigación para descubrir a alguien con las características adecuadas. Recorrimos infatigablemente las Bahamas, las Seychelles, Cancún, las Bermudas… pero sin resultado”.
Al final, nos dimos cuenta de que teníamos la solución delante de nuestras narices: los reyes de Inglaterra. Decidimos buscar a sujetos de estudio que, por sus características físicas y por su historial fueran buenos candidatos a constituir las reencarnaciones modernas de los antiguos monarcas ingleses”.

No fue tarea fácil. Tras muchas discusiones, los investigadores se decidieron por un moderno sistema subterráneo computerizado de búsqueda virtual aleatoria, conocido en círculos académicos como T.O.N.Y (así llamado por consistir en el becario asignado por la universidad al grupo, Anthony W., que, desde el sótano de casa de sus padres, buscaba por Internet fotos de gente que se pareciera a un rey inglés).
“El resultado nos sorprendió a todos”, reconoce el Prof. Bothersome. “El sistema computerizado localizó a un sujeto adecuado donde menos podríamos haberlo esperado: en España. Se trata de Luis Fernando P. B., bloguero de un oscuro portal ultracatólico de sesgo cavernícola que, según todos los indicios, es la reencarnación del rey Enrique VIII de Inglaterra”.
El sujeto no solo muestra los mismos rasgos físicos, sino también asombrosas coincidencias de expresión y actitudinales. Los mismos ojos vidriosos, mirada aviesa y expresión ausente…”, afirma Bothersome, cada vez más emocionado.
Las entrevistas que realizamos con él confirmaron nuestro descubrimiento”, señala el psicólogo del grupo, Dr. Scarcewit. “En un claro eco transmetempsicótico de la historia del rey Enrique VIII con el canciller Tomás Moro y el obispo Fisher, el sujeto confesó que ‘a menudo siento ganas de mandar a todos los políticos a la cárcel’ y que ‘¿algunos obispos? No digo que les cortaría la cabeza, pero…’”.
Se confirma, pues, científicamente, con una probabilidad del 99,786%, que Luis Fernando P.B. es la reencarnación de Su Graciosa Majestad Enrique VIII Tudor”.
Según ha podido saber ECOS de la CAVERNA, el propio interesado, tras la natural sorpresa, parece haber aceptado el veredicto de la ciencia¿Y dice que podría tener derecho a la mitad del Palacio de Buckingham y a las joyas de la Corona británica…?, preguntó. Pues la verdad es que, ahora que lo menciona, yo siempre he tenido la extraña convicción de que mi verdadero nombre no era Luis Fernando, sino Enrique. Y eso explicaría también mi tremenda facilidad para el inglés, ¿du yu janderstán?”.
El Dr. Scarcewit quitó importancia a las posibles contradicciones entre la teoría científica de la reencarnación y el dogma católico, señalando que “si en Teología 2+2 pueden ser igual a 5, como ha explicado un ilustre jesuita, entonces resurrección puede ser igual a reencarnación o al nirvana o a cualquier otra cosa. ¿Por qué no? Además, tanto la Psicología como la Teología modernas enseñan que lo importante son los sentimientos y Luis Fernando se siente rey de Inglaterra”.
Sobre la base de este triunfo, el grupo de científicos ha solicitado una renovación de la beca, solicitud que ha sido aceptada de inmediato por el Consejo Rector de la Universidad. “Vamos a continuar nuestra investigación en los lugares científicamente más prometedores: Isla Mauricio, Aruba, Barbados y Bali”, afirma Bill Grifter, recientemente incorporado al grupo investigador. “Estamos muy emocionados por los… er… descubrimientos que podremos realizar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario