lunes, 13 de marzo de 2017

Aquí tienes mi pequeño corazón, hazlo tuyo



ORAR CON EL CORAZÓN ABIERTO
Meditaciones diarias para un sincero diálogo con Dios

Para comunicarme su infinito amor Dios necesita que me haga pequeño. Humilde. Sencillo. Dios nunca espera. Actúa y lo hace otorgando su gracia. Puro don. Es la alegría plena de celebrar la obra de su gran amor en cada uno. Siento esta alegría mientras camino hacia la fiesta de la Pascua; la más grande celebración del amor en la historia de la humanidad.
En el amor se presentan dos estadios. Uno hace referencia a la entrega. El que mas da más entrega, porque el amor es pura entrega. Este principio se une al segundo. El amor está íntimamente unido a las obras más que a las palabras. El lazo que une todo es la humildad.
Para comprender el infinito amor del Padre, fruto de su generosidad, debo hacerme pequeño, buscar la pequeñez en mi vida porque Dios sólo se revela a los pequeños y humildes de corazón. Hacer pequeño mi corazón, hacer pequeña mi alma que no implica hacer grandes gestos de amor.
Cada secuencia de la Pasión de Cristo, cada estación del Vía Crucis, cada misterio de dolor del Rosario es un testimonio del amor que Dios siente por el hombre a través de Cristo. Es un sello de su ternura. Esta contemplación me fortaleza. Me da confianza. Me levanta. Me ayuda a tomar mi cruz, «porque tú, Señor, estás conmigo» y me salva ante mi relatividad mundana.
Hacerme pequeño para conquistar el mundo. ¡Qué incongruencia aparente! Pero esta es la historia de Cristo, el manso y humilde de corazón; el que renunció a la gloria y el poder, al prestigio del mundo; el que se abajó sorprendentemente para aceptar la misión del Padre y recibir también su amor misericordioso.

¡Qué hermoso es el amor de Dios! Cuando uno llega, Dios ha tiempo que estaba esperando. Cuando uno le busca incansablemente, Él hacía tiempo que esperaba. Cuando uno le llama, su oído está atento a la llamada. Y, sus brazos abierto, esperan estrecha los cuerpos heridos con su corazón generoso.
En esta semanas de preparación para la Pascua necesito poner a los pies de la Cruz y exclamar: «Aquí tienes mi pequeño corazón, Señor, hazlo tuyo».



¡Señor, aquí tienes mi pequeñez, mis fragilidades, mis debilidades, mi nada! ¡Te lo entrego todo para que lo santifiques! ¡Te doy gracias, Señor, porque tu también te haces pequeño en la grandeza de la Eucaristía, en el Santísimo, en el ejemplo de tus enseñanzas! ¡Quiero ser como tu, Señor, manso y humilde de corazón pero tu sabes lo mucho que me cuesta! ¡Concédeme la gracia, Señor, de aprender de ti para salir de mi mismo y darme a los demás! ¡Despójame, Señor, de mis egoísmos para ir al encuentro del hermano, desprenderme de mis oyes y servir con el corazón abierto! ¡Gracias, Señor, porque soy débil y tu me perdonas cada vez que caigo, me aconsejas en lugar de reprenderme cada vez que fallo, me das fortaleza cada vez que desfallezco! ¡Gracias, Señor, porque se que siempre me esperas y me llamas aunque muchas veces no sea capaz de escucharte! ¡Quiero ir a tu encuentro, Señor! ¡Aquí tienes mi pequeño corazón, hazlo tuyo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario