jueves, 23 de febrero de 2017

«Magnificat»,una ayuda para la oración del laicado y la familia



25 marzo, 2012lavsdeo
Magnificat es un instrumento de ayuda a la oración puesto en las manos del Pueblo de Dios para que pueda ritmar la jornada con la oración de la Iglesia.

Se trata de un pequeño librito mensual que se recibe por suscripción, de cerca de 450 páginas en papel biblia, a dos tintas y con un inserto final a todo color con explicación de una obra de arte sagrado, que recoge todo un completo plan de oración para cada día del mes. Comenzó a editarse en Francia hace 12 años a iniciativa de Pierre Marie Dumont, hijo del gran hispanista Jean Dumont, y en el país galo alcanza tiradas de 150.000 ejemplares. Desde hace cuatro años se hace una edición en Estados Unidos (200.000) y en Alemania (20.000). En la Liturgia, la Iglesia reza y nos enseña a rezar.

En la Liturgia, proclama su fe y nos enseña lo que hay que creer: ut legem credendi lex statuat suplicandi.

En la Liturgia, nos forma en lo que somos llamados a ser.
En la Liturgia, nos transforma en lo que somos.
Por la Liturgia, la Iglesia nos eleva hacia la Unidad de Dios.

Nacimiento y desarrollo


MAGNIFICAT fue creado como respuesta a la invitación del Concilio del Vaticano II : “Al unir sus corazones y sus voces para la Liturgia de las Horas, los fieles manifiestan la Iglesia, la cual celebra el misterio de Cristo” y también“El laicado está invitado a cumplir con el oficio de la Iglesia celebrando una parte de la Liturgia de las Horas“.

El editor francés Pierre-Marie Dumont puso en marcha esta iniciativa primero en Francia , y después en otros países del mundo.

Al ponerse al servicio de la Iglesia Universal, el Santo Padre alentó vivamente dicha iniciativa: “Siendo el Oficio la oración de todo el Pueblo de Dios, ha de participar tanto el clero como el laicado. Por eso, la oración de la Santa Iglesia debe impregnar, vivificar y penetrar profundamente toda la oración cristiana. La recitación del Oficio debe entonces adaptarse a las necesidades de una oración viva y personal.“

En esta perspectiva, MAGNIFICAT no tiene otra ambición que poner el tesoro de la Liturgia de las Horas a disposición de todo el pueblo cristiano: todos los días, por la mañana y por la noche, el laicado está invitado a rezar en una tradición renovada por el Espíritu Santo, para que todos los bautizados tengan una sola voz y un solo corazón. Dichas oraciones de la mañana y de la noche enmarcan los textos de la misa: por la mañana para ir hacia la cima y por la noche para recoger los frutos de la fuente.

Cada uno de estos dos momentos de oración está construido sobre la base litúrgica: himnos, salmos, lecturas, oraciones de alabanza y de intercesión.

Con la invitación del Padre Santo y contando con el apoyo de las más altas autoridades de la Iglesia MAGNIFICAT debe tender a la universalidad, con el fin de que “gracias a la Liturgia de las Horas, todo el pueblo cristiano rece cada día de una sola voz y con un solo corazón“.

Estando MAGNIFICAT ya presente en los países francófonos, germanófonos y anglófonos, ahora seguimos con esta misión de Iglesia en España y en Méjico.

Magnificat no pertenece a ningún grupo, congregación o movimiento concreto. Colaborarán con sus meditaciones y textos personas competentes de todas las procedencias católicas. Es un proyecto eclesial, de comunión.

Escuela de oración

Santificar el tiempo en torno a un doble quicio: la mañana y la tarde (Constitución conciliar sobre la Sagrada Liturgia Sacrosanctum Concilium, 89).

Se propone un momento de oración por la mañana, inspirado en la oración matutina de la Iglesia (laudes) y otro por la tarde, inspirado en la plegaria vespertina (vísperas). Esta adaptación permitirá al Pueblo Dios sumergirse paulatinamente en la riqueza de la Liturgia de la Horas: himnos, salmos, Palabra de Dios, alabanzas, peticiones, intercesiones…

Centralidad de la Eucaristía

Para una participación más intensa y fructuosa en la Misa diaria se ofrecen los textos de la Liturgia de la Palabra (lecturas, salmo y Evangelio) así como las oraciones de la misa. Así se asegura que a lo largo de dos años se hayan leído el Antiguo y el Nuevo Testamento y la Palabra de Dios se haya convertido en el alimento principal de la vida cristiana.

La centralidad del domingo queda destacada con una introducción sintética (Palabra de Dios para el domingo) que ayuda a preparar y profundizar la riqueza litúrgica del día del Señor.

Asimismo se sugieren oraciones para la plegaria universal de los fieles en la que podrán ser ajustadas o completadas por la comunidad que se reúne para celebrar.

Enriquecimiento de la vida espiritual

Diariamente se ofrecen los tesoros de la rica Tradición cristiana en forma de breve meditación: textos escogidos de los Santos Padres y de autores espirituales clásicos y contemporáneos. Así se prolonga la reflexión sobre el evangelio de cada día.

Santos de ayer y de hoy es la página diaria que nos acerca al resplandor de Cristo en la vida, tan variada, de sus testigos privilegiados. SE dan a conocer breves hagiografías de santos que nos se celebran litúrgicamente en el calendario general del misal romano.

A todo ello se añaden mensualmente unos breves ensayos de espiritualidad y oración redactados por colaboradores escogidos, bendiciones varias, según el momento del año, y al final una obra de arte religioso cuya contemplación y explicación ayudarán a levantar el espíritu orante..

Pablo Cervera Barranco. Publicado en www.arbil.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario