domingo, 19 de febrero de 2017

Las normas de la perfección cristiana Mt 5, 38-48.

Las normas de la perfección cristiana Mt 5, 38-48.

Comentario al evangelio.

Seguimos sumergiéndonos en la doctrina de Jesús y en este día del Señor, la santa eucaristía en la parte de la liturgia de la palabra, agrega dos enseñanzas más con algunos puntos que fortalecen el entendimiento de lo que Jesús pone como entrada: “ustedes han oído”, el católico todo el año escucha la palabra de Jesús y el desafío de ser perfectos como su Padre resuena en la asamblea eucarística. Para comentar algunos puntos, citamos todo en su contenido y posteriormente los comentarios más importantes:
Mt 5, 38 Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo, diente por diente.
Mt 5:39 Yo les digo que no opongan resistencia al que les hace el mal. Antes bien, si uno te da una bofetada en [tu] mejilla derecha, ofrécele también la otra.
Mt 5:40 Al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica déjale también el manto.
Mt 5:41 Si uno te obliga a caminar mil pasos, haz con él dos mil.
Mt 5:42 Da a quien te pide y no des la espalda a quien te pide prestado.
Mt 5,43 Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.
Mt 5:44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, oren por sus perseguidores.
Mt 5:45 Así serán hijos de su Padre del cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos y hace llover sobre justos e injustos.
Mt 5:46 Si ustedes aman sólo a quienes los aman, ¿qué premio merecen? También hacen lo mismo los recaudadores de impuestos.
Mt 5:47 Si saludan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? También hacen lo mismo los paganos.
Mat 5:48 Por tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre de ustedes queestá en el cielo.
Hoy tenemos tres puntos que deseamos compartir en la enseñanza de Jesús y que influyen en la manera de vivir el catolicismo y para ello delimitamos la estructura en las mismas partes: (1) V. 38-42 Ley del talión; (2) V. 43-44 amor al prójimo y (3) V. 45-48 la perfección en el Padre:
1.- V. 38-42 Ley del talión.
Conocemos la ley del talón como el ojo por ojo, diente por diente, este principio jurídico que Roma incorpora y que se vive en el oriente bíblico; este principio busca generar la justicia retributiva idéntica a lo que se afecta, es decir quiere lograr una justicia entre el daño y la retribución por el daño, la satisfacción a lo que ha afectado, en un intento de evitar la venganza y la barbarie de hombres, la moderación ante el abuso, el pueblo israelita, el judío lo vivía y sin embargo la misma naturaleza del hombre provoca la cruda realidad de venganza, Jesús quiere evitar el exceso en sus discípulos, quiere evitar rencores, resentimientos y hasta odios entre hermanos, en los futuros cristianos y para evitar tal acción, norma con acciones contrarias al fomento de la venganza: Mt 5:39 Yo les digo que no opongan resistencia al que les hace el mal. Antes bien.
En una mentalidad actual será muy difícil aplicar la norma, ¿quién puede estar dispuesto a sacrificarse para que no haya respuesta al mal?, ¿acaso no nos vemos como tontos y vulnerables?, Jesús agrega por sí hay duda o una interpretación muy superficial: Mt 5:40 Al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica déjale también el manto. ¿Qué busca Jesús con ello?, parece fuera de foco, sí, lo que fomenta Jesús es la caridad hacía el hermano y la fraternidad entre los discípulos, las futuras comunidades viven estos preceptos que quedaron grabados en los discípulos y que en la misma didajé de los apóstoles estabas escritas estás enseñanzas: si uno te da una bofetada en [tu] mejilla derecha, ofrécele también la otra. Parece algo útopico la aplicación de estos principios de convivencia básica, la mayor parte de los pleitos, de las trifulcas, de las venganzas se origina por reaccionar buscando “sacársela”, otros amenazan con “qué bonita es la venganza”.
Jesús culmina con un elemento muy importante en nuestro tiempo: “prestar dinero o bienes al hermano, no dar la espalda con un favor. En muchos países la corrupción, el abuso, la defraudación, el jineteo y la constante ventaja para timar ha provocado que este aspecto sea el más complicado, sabemos que hay que ayudar, pero hoy parece que tanto abuso genera una gran desconfianza, por lo que respecta a los favores es más fácil acceder a ellos, la ayuda, ya que no está comprometido el dinero. Cuando haces lo que Jesús pues debes de tener en mente que quizá no te pague, que por eso no le vas a negar la amistad, que vas utilizarlo como excusa para ya no prestar, en tiempos difíciles es necesario contar con ese apoyo que exige Jesús.
2.- V. 43-47 amor al prójimo.
El ambiente judío centrado en la Toráh indicaba amar a los hermanos, al prójimo, pero no se logra captar el mandato de odiar al enemigo, el cristianismo rompe con este estereotipo de pensamiento por sí lo hay y Jesús proyecta: Mt 5:44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, oren por sus perseguidores. La Toráh mandaba ir a llevar al toro o darle de comer al enemigo pero no amarlo ni mucho menos que el enemigo fuera un no judío, Jesús va más allá: Mt 5:46 Si ustedes aman sólo a quienes los aman, ¿qué premio merecen? También hacen lo mismo los recaudadores de impuestos.
Mt 5:47 Si saludan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? También hacen lo mismo los paganos.
Se vuelve insistir en no fomentar la violencia, el odio racial, el abuso de familias y comunidades, la justificación de la marginación, amando al prójimo y orando por los perseguidores, Dios actúa misteriosamente en quienes tratan de agradar al Padre.
3.- V. 45-48 la perfección en el Padre.
La perfección cristiana es un plan de Dios para todos los hombres independientemente que el hombre cambie los planes, la nueva relación con el Padre como lo proyecta Jesús nos hace ver que es un Dios justo, bueno, providente, que brinda al hombre solo lo mejor, por esa razón Jesús nos hace ver: Mt 5:45 Así serán hijos de su Padre del cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos y hace llover sobre justos e injustos. Quizá nos parezca injusto, pero de igual manera que garantiza que seamos digno de una distinción, solo se da en el Padre, el Padre por tanto es el modelo, es la figura central de nuestra educación y Jesús nos da la más sencilla pero la más difícil tarea: Mat 5:48 Por tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre de ustedes que está en el cielo.
Los católicos no tenemos de otra, nuestro camino perfeccionado por el Espíritu santo se debe de encaminar a la perfección, probablemente se desvalore el esfuerzo pues de antemano la perfección es de Dios, pero la imitación no es sobre Dios es sobre Jesús y quién ve a Jesús ve al Padre.
Conclusiones.
Tenemos una justicia mejor en Jesús que la que buscaba la ley del talión, un mandato de no cultivar la violencia, el rencor, el odio, la discriminación, pelear por lo justo pero sin querer siempre recibir justicia, algunas veces valdrá la pena el sacrificio y ceder ante esa injusticia, un buen mandato de no odiar al enemigo sino tratar de amarle para empezar y después ya dirá el tiempo y el esfuerzo, la oración por los que no nos aman.
Tal vez lo más alentador es atreverse a iniciar el camino de la perfección, sabiendo que uno no lo hace sino el Espíritu santo, el que edifica las vidas de los hombres, este prepara, la hace crecer y más aún la santifica, la perfección no es tanto a no tener errores de ni defecto, parte de una constante imitación en Jesús y el Padre, lo cual garantiza que no seguimos modelos humanos que nos confunda o que nos lleve a resultados negativos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario