jueves, 23 de febrero de 2017

Camino de una iglesia intrascendente


23 febrero, 2017lavsdeo
Jorge González Guadalix / http://infocatolica.com

Me refiero ahora, en primer lugar, a intrascendente como sin dimensión trascendente de la fe. Es lo que últimamente se observa en la supuesta reflexión teológica de ahora mismo. Ha desaparecido casi por completo la idea de Dios, para reducir toda la misión de la Iglesia a un ser buenos, ocuparnos de los pobres, los débiles, los refugiados y la madre tierra, y despreciar a la vez todo aquello que pueda suponer adoración, oración pausada, estudio de la Escritura, conocimiento de la tradición. Solo lo humano. Solo.


Invito a comprobarlo desde mil frentes. Hagan el favor de leerse documentos o escritos del santo padre. Observen las campañas institucionales de la Iglesia, deteniéndose especialmente en Cáritas y Manos Unidas. Hagan penitencia leyendo las sesudísimas reflexiones de los más conocidos progre teólogos. Nada de Dios, de catecismo, de trascendencia. Todo es inmanencia, lo de aquí, lo de al lado, el desvalido y la misericordia light como disculpa de todos los errores.

La reflexión ¿reflexión? teológica parte de ¿y a Dios qué le importa?, sigue con Jesús qué haría, se nutre de estar con los pobres y expone sus conclusiones en forma de pedrada contra todo lo que se mueve en forma de cariñosos epítetos que refuerzan la comunión: caverna, ultraconservadores, rigoristas y fariseos.

Ayer leía el comentario de algún sesudo pensador en un medio tan sesudo como él, donde se calificaba, por ejemplo, a la adoración eucarística simplemente como bobada. Pues a esto me refiero. Es un acabar con lo trascendente, con lo que Dios quiere y manda, por ejemplo, los mandamientos, acabar con el culto que a Dios se le debe, la liturgia, y pasar por encima del credo porque en definitiva los dogmas son encorsetar. Solo vale la acción concreta en favor de los pobres según la entiendo yo. Es lo que tenemos.

Por supuesto no vale apelar al testimonio de los santos. Tampoco a los padres de la Iglesia. Bobada citar a la bicha: san Juan Pablo II y santa Teresa de Calcuta. Todo eso está superado por el Higinio Fernández (con permiso, Bruno) de turno que sabe perfectamente lo que quiere Jesucristo y ha recibido la revelación exclusiva y personal de las esencias de la fe.

Por aquí va la cosa. Una pseudo Iglesia sin Dios, sin divinidad. La consecuencia son unos mandamientos reliquias del pasado que se cumplen en conciencia o no, que en definitiva a quién le importan. Una liturgia no para gloria de Dios, sino para contento de la “comunidad” y la fe… Pero ¿qué es la fe? ¿Importa algo una Iglesia que hable de la virginidad de María? ¿Para qué sirve la adoración eucarística? Lo importante de la misa es compartir.

Pues eso, una iglesia sin trascendencia, o lo que es lo mismo, la Iglesia de Cristo, la católica reducida a una ONG simplona, sonriente y complaciente con todo y con todos, porque lo importante es llevarse bien.

No. Lo importante es ser santos y llegar al cielo. Digo yo, pero supongo que los Higinios no estarán de acuerdo. Los Higinios y otras instancias.

Una iglesia sin trascendencia, es una Iglesia del todo intrascendente entendiendo ahora por tal cosa que no es nada. Tan no es nada que hay que fijarse en quienes son sus aplaudidores más constantes. Una iglesia que habla en voz bajita de las bienaventuranzas pero que rechaza con horror la posibilidad de sufrir cualquier tipo de persecución por la causa del evangelio.

Esta es la Iglesia que hoy se muestra al mundo. Sin trascendencia, y por consiguiente intrascendente del todo. Servidor está preocupado. Normal. Es todo lo que se puede esperar de un rigorista, conservador, cavernícola e infocatólico. Y no pretendan otra cosa.

Los pobres, que hay que estar con los pobres. Efectivamente. Como santa Teresa de Calcuta, que para estar con los pobres no necesitó cargarse nada, más aún, para estar con ellos fue fiel. A ver quien es el Higinio de turno que dice a santa Teresa de Calcuta que la adoración eucarística es una bobada. Y alguno habrá, que estos Higinios son la milk.

No hay comentarios:

Publicar un comentario