miércoles, 28 de diciembre de 2016


Miércoles, diciembre 28, 2016


FESTIVIDAD DE LOS SANTOS INOCENTES, MÁRTIRES, AÑO I

MATEO 2:13-18
Amigos, el Evangelio de hoy describe la masacre de los niños de Belén a cargo de Herodes, como una reacción furiosa tras enterarse de que había sido engañado por los Magos. El relato de Mateo sobre la visita de los Magos yuxtapone deliberadamente al rey Herodes con los misteriosos Magos de Oriente. Herodes era por excelencia un superviviente político, un realista astuto que había alcanzado la cima de la escalinata política por medio de amenazas, asesinatos y corrupción.

Mientras Herodes permanecía inquieto intentando desesperadamente mantenerse en el poder, estas figuras de un país distante se muestran livianos e indiferentes ante la política y los juegos de dominación. Estos personajes habían estado contemplando atentamente el cielo en busca de signos de Dios. Y ahora que han cruzado las fronteras del país de Herodes y han penetrado en él, los Magos entran en el radar de Herodes. ¿Quiénes son? ¿Acaso son espías? ¿A quién están buscando? ¿A un rey que acaba de nacer? Eso no puede ser sino una amenaza, una traición.

Bajo pretextos piadosos, Herodes convoca a los Magos y les pregunta sobre el primer momento en que apareció la estrella, para situarse en una coordenada del tiempo; posteriormente les pide que vayan a Belén y den con su paradero exacto: si consigue ubicarlo con este sistema de GPS, podrá encontrar al rey y deshacerse de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario