domingo, 24 de septiembre de 2017

Ser palabra de Dios para el prójimo

orar con el corazon abierto

ORAR CON EL CORAZÓN ABIERTO
Meditaciones diarias para un sincero diálogo con Dios

Si de verdad creo lo que dice la Escritura —Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios— no puedo negar que vivo rodeado de la presencia viva de Dios. Dios mora en cada uno de los hombres. Todo fue hecho por medio de la Palabra. Así, cada persona, actor principal en el mensaje del amor que Dios quiere llevar al mundo, es portada de la palabra divina. Es portavoz de Dios en el mundo. Un pensamiento de Dios encarnado. Toda opinión basada en los valores cristianos cuenta. Si la vida de uno es coherente, las palabras tienen mucho peso. Cada cristiano somos expresión de la presencia de Dios en el mundo, esperanza para la sociedad, revelación de la verdad divina, portadores de buena nueva. Cada cristiano es evangelio vivo.
¡Y no caigo las veces que Dios quiere hablarle al prójimo a través mío -nuestro-! Así, me convierto en una palabra para el otro, una palabra que el otro necesita. No puedo quedarme para mí palabras que puedan hacer bien al prójimo.
No soy sólo polvo de la tierra, soy Palabra de Dios. Mi vida es Palabra de Dios. ¡Por eso tengo que alimentarme cada día de esta Palabra que penetra en el alma, que alimenta, que sana, que fortalece, que consuela y que da esperanza! ¡Cuanto más la conozca, más podré ser Palabra de Dios para el prójimo!

Orar por el hermano perseguido

orar con el corazon abierto



ORAR CON EL CORAZÓN ABIERTO
Meditaciones diarias para un sincero diálogo con Dios

Orar por el hermano perseguido
20 SEPTIEMBRE, 2017 / RMMC
Ayer leía en la página de la Ayuda a la Iglesia Necesitada la historia de la nigeriana Rebeca Bitrus, madre de familia cristiana, ejemplo de fortaleza y fe, secuestrada por el grupo yihadista Boko Haram. Durante su cautiverio, «cuando gritaban Allahu akbar, yo rezaba en mi interior: ¡Jesús sálvame!». Perdió a un hijo a manos de los terroristas y quedó embarazada después de sufrir numerosas violaciones. Ha perdonado a sus secuestradores. En el pasado eran mártires que seguían el mensaje de Cristo. Su fe les llevó a perder la vida en los circos de Roma, devorados por los leones. Veinte siglos más tardes hay hermanos en la fe, cristianos como nosotros, que pierden cada día la vida decapitados por sus verdugos para mostrar sus cabezas como trofeos, burlados y mofados, obligados a huir de sus hogares con las familias desintegradas y muchos de sus miembros aniquilados, apaleados, bañados en sangre, arrojados al fuego, despedidos de sus trabajos y sus ocupaciones… por el mero hecho de no renunciar a su fe y sus creencias. No importa ni la edad ni el estatus social. No importa si son niños o ancianos, hombres y mujeres. Creen en un solo Dios y la Cruz es el símbolo que los identifica y con solo eso basta para bañarlos en sangre.
Sus dramas y sus dolor no aparecen en los medios de comunicación. No son noticia. A todo ello se une la indiferencia de muchos cristianas en el mundo que no dan la importancia que merece a este genocidio religioso. Y Dios lo sufre desde las alturas. Espera la reacción del cristiano acomodado. Espera que uno se ponga de rodillas y clame; que su clamor sea para pedir misericordia con sus oraciones desde el corazón, con sus sacrificios personales, con sus ayunos cotidianos, con sus súplicas plagadas de confianza. El cristiano de Oriente Medio, de África, de Asia… espera la caridad de la oración para hacerse fuerte en su perseverancia.
En nuestras manos unidas, en nuestras rodillas genuflexas, en la sonoridad de nuestros labios, en nuestro corazón abierto está la respuesta. Es la espada de la oración que se dirige humildemente al Dios de la Misericordia, al Jesús de la Cruz, al Espíritu de la Fortaleza y la Madre del Amor Hermoso para que intervengan en favor de su Iglesia perseguida y ensangrentada a merced de la ignominia de la muerte, la persecución y la sinrazón.
La persecución contra el cristianismo no cesa ni cesará. No contemplamos que los cristianos estamos en peligro. Que la infernal persecución contra la Cruz no se va a detener nunca. Hoy los perseguidos están en lugares lejanos a los nuestros… pero mañana podemos ser nosotros, los acomodados en nuestras sociedades bienestantes, los que podemos empezar nuestro camino suficiente hacia el Gólgota. ¡Que hoy y siempre, Señor, me sienta cerca de mis hermanos en la fe para que la herencia de la Cruz no se pierda por mirar a otro lado!

Estigmas de Santo Padre Pío

EL PADRE PÍO RECIBE LA GRACIA DE LOS ESTIGMAS
El 20 de septiembre de 1918, a la edad de 31 años, recibe la gracia de los estigmas, con llagas sangrientas en las manos, los pies y el costado, que reproducen las de Jesús crucificado. En adelante, perderá el equivalente a un vaso de sangre al día, y ello durante cincuenta años. «En su caso, atestigua uno de sus cofrades, no se trata solamente de manchas, sino de verdaderas llagas que le atraviesan las manos y los pies. Yo mismo tuve ocasión de observar la del costado, que era un auténtico desgarro del que brotaba continuamente sangre». Aquellas llagas le producirán continuos desfallecimientos, que, aunque fueran benignos, no eran menos dolorosos. Ante semejante gracia, el padre Pío es perfectamente consciente de su indignidad, pero se siente feliz de haber sido configurado a Cristo.

San Mateo, apóstol y evangelista


San Mateo, apóstol y evangelista

 

San Mateo es llamado por dos Evangelistas: Levi, ambos nombres son de origen Judíos. El último lo obtuvo antes de su conversión, el otro lo tomo después, para mostrar la renuncia a su profesión y que era un hombre nuevo. Hijo de Alfeo, vivió en Cafarnaun, en el lago de Galilea.
Fue por profesión un publicano, o colector de impuestos para los Romanos. Entre los Judíos, estos publicanos fueron mas infames y odiosos porque esta nación los miraba como enemigos de su privilegio de libertad natural que Dios les había dado, y como personas manchadas por su conversación frecuente y asociación con los paganos, y la esclavización sobre sus compatriotas. Los Judíos los aborrecían universalmente, veían sus propiedades o dinero como fortunas de ladrones , les prohibieron su comunión y participación en su actividades religiosas, al igual que de todos eventos de la sociedad cívica y de comercio. Tertuliano esta ciertamente equivocado cuando afirma que solo los gentiles fueron empleados en este oficio sórdido como San Jerónimo demuestra en varios pasajes de los evangelios. Y es cierto que San Mateo fue Judío, aunque un publicano.

SANTA MISA DE HOY DOMINGO XXV DEL TIEMPO ORDINARIO - SEPT 24/17

“Id también vosotros a mi viña.”

Autor anónimo, siglo IX, Italia 
Homilía para la Septuagésima, 4-7; SC 161, pag 173
“Id también vosotros a mi viña.”
      Queridos míos, perseverad en las buenas obras que habéis comenzado.... Hombres desdichados sirven a un rey terreno con peligro de sus vidas y mediante enormes dificultades para un beneficio pasajero. ¿Por qué no serviréis vosotros al rey del cielo para obtener la bienaventuranza del Reino? Ya que, por la fe, el Señor os ha llamado a su viña, es decir, a la unidad de la Iglesia santa ¡vivid, comportaos de tal manera que, gracias a la generosidad de Dios, recibáis la moneda de plata que es la felicidad del Reino de los cielos.

      Que nadie desespere a causa de la gravedad de sus pecados. No diga: numerosos son los pecados que he cometido hasta la vejez y extrema vejez, ya no podré obtener el perdón, sobre todo porque no es que yo haya dejado de pecar sino que los pecados me han abandonado a mí. Que este tal no desespere para nada de la misericordia divina, porque unos son llamados a la viña de Dios a la primera hora, otros a la tercera, otros a la sexta, otros a la novena, otros a la postrera. Es decir: unos son conducidos al servicio de Dios en la infancia, otros en la adolescencia, otros en la juventud, otros en la vejez, otros en la extrema vejez.

      Que nadie, pues, sea cual fuera su edad, desespere si quiere convertirse a Dios...Trabajad fielmente en la viña de la Iglesia para recibir el salario de felicidad eterna y reinar con Cristo por los siglos de los siglos.

Lecturas Del Día 24 De Septiembre 2017 XXV Domingo Ordinario

La imagen puede contener: 1 persona, barba y texto
USCCB Logo

Lecturas Del Día

24 De Septiembre 2017

XXV Domingo Ordinario
Leccionario: 133
Primera lectura 
Is 55, 6-9
Busquen al Señor mientras lo pueden encontrar,
invóquenlo mientras está cerca;
que el malvado abandone su camino,
y el criminal sus planes;
que regrese al Señor, y él tendrá piedad;
a nuestro Dios, que es rico en perdón.

Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes,
sus caminos no son mis caminos, dice el Señor.
Porque así como aventajan los cielos a la tierra,
así aventajan mis caminos a los de ustedes
y mis pensamientos a sus pensamientos''.

Saber alegrarse con el bien de los demás



SABER ALEGRARSE CON EL BIEN DE LOS DEMÁS

Por Antonio García-Moreno

1.- ES EL MOMENTO.- "Buscad al Señor mientras se le encuentra..." (Is 55, 6) Hay que aprovechar las ocasiones, no podemos dejar que pasen las oportunidades que la vida nos brinda. Todas tienen su importancia, y sólo el que sabe apreciarlas en su justo valor llegará a triunfar plenamente en la vida. Por el contrario, el que deja pasar el tiempo sin salir al paso de lo que se le ofrece, acabará fracasando, quedándose atrás siempre, olvidado en el más gris anonimato. Y de todas las ocasiones, hay una que resulta decisiva. Tan decisiva que de aprovecharla o no, depende nuestra felicidad en esta vida y en la otra. Casi nada. Es decir, todo. Absolutamente todo. Porque lo demás, comparado con la eternidad es bien poquita cosa, nada en definitiva.

Despierta. Abre los ojos. El Señor está cerca. Tan cerca, que está, ahora mismo, a tu lado, mirándote con su mirada de infinito amor. Invócalo, dile que quieres estar siempre cerca de Él. Pídele que te ayude a no alejarte jamás de su mirada paternal y amable. Dile que te haga comprender de una vez que sólo tenerle a Él importa en la vida y en la muerte, que sólo cuando él nos acompaña la soledad no existe.

Hijos de Dios... ¡Dios es nuestro Padre!



Hijos de Dios...

¡Dios es nuestro Padre!

Meditación y Reflexiones Cristianas - Hijos de Dios: Hijos de Dios, ¡Dios es nuestro Padre!El mismo Cristo nos mostró esta verdad enseñándonos a dirigirnos a Dios como nuestro Padre, y nos señaló la santidad como imitación filial. 

“A mí me ha dicho el Señor: Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy” (ver breve catequesis de Juan Pablo II). 

Estas palabras del Salmo 2, que se refieren principalmente a Cristo, se dirigen también a cada uno de nosotros y definen nuestro día y la vida entera, si estamos decididos -con debilidades, con flaquezas- a seguir a Jesús, a procurar imitarle, a identificarnos con Él, en y a pesar de nuestras particulares circunstancias. 

Somos hijos de Dios. Nunca acabaremos de comprender y de estimar suficientemente este don inmenso: ¡Hijos de Dios! 

Esta no es una metáfora, ni es un modo piadoso de hablar. ¡Somos hijos de Dios! Esta realidad incomparable tiene lugar en el Bautismo (Concilio Vaticano II, Sacrosanctum Concilium), donde, gracias a la Pasión y Resurrección de Cristo, tiene lugar el nacimiento a una vida nueva, que antes no existía. 

No siempre los planes de Dios son los planes del hombre



NO SIEMPRE LOS PLANES DE DIOS SON LOS PLANES DEL HOMBRE

Por Gabriel González del Estal

1.- Dios sí quiere que nuestros planes coincidan con sus planes, pero somos nosotros los que muchas veces hacemos esto imposible. Por nuestra inclinación al mal, por nuestro egoísmo, por nuestro materialismo, por no obedecer humildemente los planes de Dios, hacemos muchas veces imposible que los planes de Dios se cumplan en nuestras vidas. Los planes de Dios son siempre la justicia, el amor, la paz. Dios sí quiere que todos sus hijos puedan vivir dignamente y sean humana y cristianamente felices, pero somos nosotros, los humanos, los que, con nuestro egoísmo y maldad, creamos divisiones injustas y hacemos posible que, mientras a algunos les sobren muchas cosas superfluas, a otros les falten muchas cosas necesarias. También es verdad que los hombres, las personas humanas, somos limitados e imperfectos en nuestro entender y en nuestro obrar. Más de una vez los planes de Dios nos sorprenden y nos descolocan, porque no los entendemos. En estos casos, debemos aceptar con humildad y confianza en Dios los acontecimientos personales, familiares o sociales, que nos cuesta entender y explicar. ¿Por qué mueren tantos niños inocentes, por qué, como consecuencia de un terremoto o un huracán, sufren y mueren muchas personas buenas que siempre desearon cumplir la voluntad de Dios?, ¿por qué?, ¿por qué?... Humildad y confianza en Dios, a pesar de todo. Fijémonos ya concretamente en el evangelio de este domingo, según san Mateo.

SANTO ROSARIO - DOMINGO - MISTERIOS GLORIOSOS

Completas - Domingo 24 de septiembre de 2017 - Oración de la noche

II Vísperas - Domingo XXV T. Ordinario - Septiembre 24 de 2017

Laudes - Domingo XXV T. Ordinario - Septiembre 24 de 2017

Oficio de Lectura - Domingo XXV T. Ordinario - Septiembre 24 de 2017

sábado, 23 de septiembre de 2017

Sábado, 23 de Septiembre 2017


sábado, 23 de Septiembre 2017

SAN PÍO DE PIETRELCINA (PADRE PÍO), AÑO I
LUCAS 8: 4-15
Amigos, el Evangelio de hoy nos trae la parábola del sembrador. Quisiera decir algo sobre la semilla que cae al borde del camino, porque revela un obstáculo a nuestros esfuerzos en educación religiosa.

Algo que bloquea el recibir la semilla es la falta de entendimiento, la ausencia de educación en los caminos del Espíritu. Israel tenía una preparación extensa y compleja para recibir la Palabra. Lo esencial tenía que estar en su lugar antes que la Palabra fuera aceptada. Estas son palabras proféticas para nuestro tiempo!

Un estudio reciente muestra que los Católicos figuran en segundo lugar, después de los Judíos, en ineficacia para transmitir la herencia y tradición religiosa. Una encuesta reciente sobre actitudes religiosas en los Estados Unidos de América muestra que la mayoría de los Americanos favorecen una radical tolerancia con respecto a las creencias religiosas. También muestra una impactante ignorancia respecto de esas creencias, sus dogmas, y la historia de la religión propia de cada uno.

No hay nada malo acerca de la tolerancia en el mundo, pero algunas veces puede encubrir indiferencia. Una creencia es tan valedera como cualquier otra.. Aceptamos nosotros este tipo de pensamiento con relación a temas políticos ? Los programas de educación religiosa están quedando muy rezagados respecto de donde deberían estar.
San Juan Crisóstomo (c. 345-407), presbítero en Antioquía, después obispo de Constantinopla, doctor de la Iglesia 
Sermones sobre san Mateo, n° 44; PG 57, 467
«El que tenga oídos para oír, que oiga»
      Si la semilla se seca no es a causa del calor. Jesús no dijo que se secó a causa del calor, sino porque «no tiene raíz». Si la palabra es ahogada no es por las zarzas sino por culpa de los que han dejado que crezca libremente. Con la voluntad tú puedes evitar que crezcan y hacer de la riqueza un uso conveniente. Por eso el Salvador no habla del «mundo» sino de los «afanes», no de la «riqueza» sino de la «seducción de las riquezas». No acusemos pues a las cosas en sí mismas, sino de la corrupción de nuestra conciencia...

      Tú mismo ves que la causa de todo no es el sembrador, ni la semilla, sino la tierra que la recibe, es decir, las disposiciones de nuestro corazón. También ahí la bondad de Dios para con el hombre es inmensa puesto que, en lugar de exigir una misma medida de virtud, acoge a los primeros, no rechaza a los segundos y da un lugar a los terceros... 

Lecturas Del Día 23 De Septiembre 2017 Memoria de San Pio de Pietrelcina, presbítero

La imagen puede contener: 1 persona, barba y texto
USCCB Logo

Lecturas Del Día

23 De Septiembre 2017

Memoria de San Pio de Pietrelcina, presbítero
Leccionario: 448
Primera lectura 
1 Tm 6, 13-16
Querido hermano: En presencia de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Cristo Jesús, que dio tan admirable testimonio ante Poncio Pilato, te ordeno que cumplas fiel e irreprochablemente todo lo mandado, hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo, la cual dará a conocer a su debido tiempo Dios, el bienaventurado y único soberano, Rey de los reyes y Señor de los señores, el único que posee la inmortalidad, el que habita en una luz inaccesible y a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. A él todo honor y poder para siempre.

Salmo Responsorial
Salmo 99, 2. 3. 4. 5
R. (2c) Sirvamos al Señor con alegría. 
Reconozcamos que el Señor es Dios,
que él fue quien nos hizo y somos suyos, 
que somos su pueblo a su rebaño.
R. Sirvamos al Señor con alegría.
Entremos por sus puertas dando gracias, 
crucemos por sus atrios entre himnos, 
alabando al Señor y bendiciéndolo. 
R. Sirvamos al Señor con alegría.
Porque el Señor es bueno, bendigámoslo,
porque es eterna su misericordia,
y su fidelidad nunca se acaba. 
R. Sirvamos al Señor con alegría.

Aclamación antes del Evangelio
Cfr Lc 8, 15
R. Aleluya, aleluya.
Dichosos los que cumplen la palabra del Señor
con un corazón bueno y sincero
y perseveran hasta dar fruto.
R. Aleluya.

Evangelio

A esta aldea bien venida



A esta aldea bien venida

Lope de Vega


Seáis, niña tierna y fuerte, 
pues habéis de dar la muerte 
al que nos quitó la vida. 

De la corte celestial 
a Nazaret venís hoy, 
virgen con tanto caudal 
que la bienvenida os doy 
por nuestra aldea mortal; 
nadie como vos le pida, 
que como fuiste nacida 
para ser Madre de Dios, 
ninguna fue como vos 
a esta aldea bien venida. 

A Cristo en la Cruz



A Cristo en la Cruz

Lope Félix de Vega y Carpio


¿Quién es aquel Caballero 
herido por tantas partes, 
que está de expirar tan cerca, 
y no le socorre nadie? 

«Jesús Nazareno» dice 
aquel rétulo notable. 
¡Ay Dios, que tan dulce nombre 
no promete muerte infame! 

Después del nombre y la patria, 
Rey dice más adelante, 
pues si es rey, ¿cuándo de espinas 
han usado coronarse? 

Dos cetros tiene en las manos, 
mas nunca he visto que claven 
a los reyes en los cetros 
los vasallos desleales.