domingo, 18 de febrero de 2018

La Cuaresma porque “Solo Dios puede darnos la verdadera felicidad”

“Acoger el amor de Dios que quiere transformar nuestra vida y el mundo entero” (traducción completa)
Ángelus 18/02/2018, Captura @ Vatican Media
Ángelus 18/02/2018, Captura @ Vatican Media
(ZENIT 18 febrero 2018).- La razón de ser de la Cuaresma, en el fondo, es que “solo Dios nos puede dar la verdadera felicidad”, ha explicado el Papa Francisco, antes del Ángelus de este domingo 18 de febrero de 2018, en la Plaza San Pedro, mientras que la multitud, unas 20.000 personas se acurrucaban bajo los paraguas.
El Papa ha invitado a los bautizados a “tener el coraje de rechazar todo lo que nos aleja del camino: los falsos valores que nos engañan atrayendo nuestro egoísmo de manera astuta”.
“Solo Dios puede darnos la verdadera felicidad, ha declarado el Papa: y es inútil perder nuestro tiempo buscándola en otra parte: en las riquezas, en el placer, en el poder, en la carrera….El Reino de Dios, es la realización de todas nuestras aspiraciones, porque es, al mismo tiempo, salvación del hombre y gloria de Dios”.
He aquí nuestra traducción, rápida, de trabajo, de las palabras pronunciadas por el Papa Francisco en italiano.
AB
Palabras del Papa antes del Ángelus
Queridos hermanos y hermanas, ¡Buenos días!
En este primer  domingo de Cuaresma, el Evangelio recuerda los temas de la tentación, la conversión y la Buena nueva, tres temas.

EL PROGRESO MODERNO ES PAGANISMO

el hombre se hace dios

Logo sitio

Mensaje de Jesús al Padre Octavio Michelini:

2 de diciembre de 1975

EL PROGRESO MODERNO ES PAGANISMO

Hijo mío, escribe:

El progreso moderno es arma mortífera con la que Satanás aleja almas y almas de las fuentes de agua viva, para llevarlas a un desierto y luego abandonarlas para que mueran de sed.

Quien debía poner en guardia a las almas de los bautizados de este grave peligro, se ha dejado deslumbrar también.

Sin oponer resistencia ni advertir a la grey del gravísimo peligro hacia el que iban al encuentro, ha seguido al Enemigo, que así ha podido alejar de la luz de la fe grey y pastores.

Demostrarte cuán cierto es esto, me parece superfluo; ¿quién no ve hoy profanada y desencuadernada la familia?

¿Quién no ve hoy la escuela, de santuario transformada en una fosa infernal, donde con el pretexto del progreso y de la evolución de los tiempos, los niños son iniciados oficialmente en el pecado?

¿Quién no ve cómo el cine y la televisión se han convertido en cátedras con millones y millones de alumnos que absorben ávidamente lecciones de violencia, crimen, adulterio?

Un tiempo de oración y conversión




Logo



Por Ignacio Blanco

Evangelio según san Marcos 1,12-15

En aquel tiempo, el Espíritu llevó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, siendo tentando por Satanás; vivía entre las fieras salvajes, y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: conviértanse y crean en el Evangelio».

La Cuaresma es un tiempo propicio de conversión. Y al iniciar este tiempo de gracia en la vida cristiana, la Iglesia nos invita a considerar una realidad que forma parte del combate espiritual de todo discípulo de Jesús: La tentación. Ser tentado quiere decir sufrir la insinuación del enemigo que nos propone el camino del mal para apartarnos de la senda del bien. Por ello es bueno recordar que experimentar una tentación no significa haber caído en ella. La presencia de una tentación no es más que eso: un obstáculo que, con la ayuda de Dios y la poderosa intercesión de María, podemos superar. Incomodarse o asustarse por la presencia de tentaciones en nuestra vida espiritual sería tan iluso como que un marino quisiese no sentir el vaivén que causan las olas que agitan a todo navío en el mar, o que un piloto de avión quisiese nunca experimentar los sacudones de las turbulencias. El asunto está en saber rechazar la tentación y no caer en ella.

es un tiempo de penitencia, pero no es triste


 Vatican.va | Feb 18, 2018

El Papa en el Angelus: Sólo Dios puede donarnos la verdadera felicidad
La Cuaresma es un tiempo de “combate espiritual” en el que estamos llamados a enfrentar al Maligno mediante la oración y a vencerlo en la vida cotidiana: con estas palabras el Papa Francisco introduce la reflexión que precede a la oración del Ángelus de este primer domingo de Cuaresma. Y lo hace retomando el pasaje del Evangelio de Marcos que relata la tentación de Jesús en el desierto, explicando que el Señor, va al desierto para prepararse para su misión en el mundo, y aun no necesitando conversión, enfrenta esta prueba “para darnos la gracia de vencer las tentaciones”. El Santo Padre constata que lamentablemente el mal está actuando en nuestra existencia y entorno a nosotros, “donde se manifiestan violencias, rechazo del otro, cerrazones, guerras, injusticias”.

La Buena Noticia de Jesús llama a la conversión

Tentación, conversión y Buena Noticia, son los temas ejes del Evangelio en los cuales el Santo Padre se detiene, y relata cómo después de las tentaciones en el desierto Jesús comienza a predicar el Evangelio, es decir, la Buena Noticia “que exige del hombre conversión y fe”.

Domingo, 18 de febrero de 2018


La imagen puede contener: una persona, sonriendo, gafas

Domingo, 18 de febrero de 2018

CUARESMA DÍA 5

MARCOS 1:12-15

Amigos, hemos llegado al gran y santo tiempo de la Cuaresma. La Cuaresma es, por su naturaleza, un tiempo en el desierto, un tiempo de simplicidad, purificación y ascetismo. En el relato de Marcos de hoy sobre la tentación vemos que es el Espíritu mismo quien lleva a Jesús al desierto.

Muchas de las grandes figuras en la historia de la salvación, como Abraham, Jacob, José, Moisés, Isaías, Jeremías, David, etc., han atravesado por un período de prueba antes de poder comenzar sus obras. También vemos lo mismo en los rituales de iniciación de los pueblos primitivos, como también puedes verlo en la iniciación de Luke Skywalker en Star Wars.

El desierto representa un despojarse de cosas para hacer que lo fundamental aparezca. En el desierto, no hay distracciones o diversiones o asuntos secundarios. Todo es básico, necesario, simple. Se sobrevive al desierto o no se sobrevive.

En el desierto se descubren fortalezas y debilidades que no sabíamos que poseíamos. Es como purificar un metal al fuego. Ahora bien, Jesús no tenía pecado con que lidiar, pero, en su humanidad, conocía la tentación. Antes de estar listos para seguir con nuestra tarea, debemos ir con Él al desierto.

«Ha sido probado en todo igual que nosotros, a excepción del pecado» (Hb 4:15)

No hay texto alternativo automático disponible.

San Agustín (354-430), obispo de Hipona (África del Norte), doctor de la Iglesia 
Comentarios a los salmos, salmo 60; CCL 39, 766 (Trad. ©Evangelizo.org)
«Ha sido probado en todo igual que nosotros, a excepción del pecado» (Hb 4:15)
      «Oh Dios, escucha mi clamor, atiende a mi plegaria. Desde el confín de la tierra yo te grito, mientras el corazón me desfallece» (Sal 60:2-3). Desde el confín de la tierra, es decir, de todas partes[...] entonces no es una solamente una persona la que habla así; y, sin embargo, sí es una sola persona, porque solo hay un Cristo, de quien todos somos miembros (Ef. 5,23)...Aquel que invoca desde los confines de la tierra está angustiado, pero no se encuentra abandonado. Puesto que somos nosotros, es decir su cuerpo, que el Señor quiso prefigurar en su propio cuerpo...

      Fuimos simbolizados en su persona cuando quiso ser tentado por Satanás. Leemos en el Evangelio que nuestro Señor Jesucristo fue tentado en el desierto por el diablo. En Cristo, eres tu quien eras tentado, porque Cristo tomo de ti su carne para darte la salvación, de ti tomaba su muerte para darte su vida, de ti padeció los ultrajes para darte su honor. Es entonces de ti que tomaba las tentaciones, para darte su victoria. Si somos tentados en él, en él también vencemos al diablo.

      ¿Te fijas en que Cristo fue tentado, y no te fijas en que salió victorioso? Reconócete a ti mismo tentado en él, y reconócete también vencedor en él. Él hubiera podido evitar que el diablo se le acercara pero si no hubiera sido tentado, ¿cómo te habría enseñado la manera de vencer en la tentación? Es por eso que no es sorprendente si, acosado por la tentación, grita de los confines de la tierra según el salmo. Pero ¿por qué no fue vencido? El salmo continua: « Me has establecido sobre la piedra»…recordemos el Evangelio: «Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia» (Mt 16,18). Es entonces la Iglesia la que él deseó edificar sobre la piedra, que clama desde los confines de la tierra. Pero, ¿quién se ha convertido en roca para que la Iglesia sea edificada sobre la piedra? Escuchemos a San Pablo decírnoslo: «La roca era Cristo» (1Cor 10:4). He aquí porque esa roca sobre la cual hemos sido construidos fue la primera en ser azotada por los vientos, los torrentes y las lluvias cuando Cristo fue tentado por el diablo (Mt 7:25). He aquí el fundamento inquebrantable sobre el cual él quiso establecerte. 

Lecturas Del Día 18 de febrero 2018 I Domingo de Cuaresma

La imagen puede contener: una persona, barba y texto

USCCB Logo


USCCB »  Bible »  Lecturas Del Día

18 de febrero 2018

I Domingo de Cuaresma
Leccionario: 23
Primera lectura 
Gn 9, 8-15
En aquellos días, dijo Dios a Noé y a sus hijos: "Ahora establezco una alianza con ustedes y con sus descendientes, con todos los animales que los acompañaron, aves, ganados y fieras, con todos los que salieron del arca, con todo ser viviente sobre la tierra. Ésta es la alianza que establezco con ustedes: No volveré a exterminar la vida con el diluvio, ni habrá otro diluvio que destruya la tierra".

Y añadió: "Ésta es la señal de la alianza perpetua que yo establezco con ustedes y con todo ser viviente que esté con ustedes: pondré mi arco iris en el cielo como señal de mi alianza con la tierra, y cuando yo cubra de nubes la tierra, aparecerá el arco iris y me acordaré de mi alianza con ustedes y con todo ser viviente. No volverán las aguas del diluvio a destruir la vida".

Contigo en el desierto, Señor


Resultado de imagen de tentaciones de jesus

CONTIGO EN EL DESIERTO, SEÑOR

Escucharé al silencio que  habla
y la Palabra que resuena.
Me sentiré preparado para la  misión
para así, ofrecerme hasta  desgastarme
contigo  y por Ti, mi Señor.

¿Por qué vas a un desierto,  Jesús?
¿Qué te brindan la arena y  las montañas
sin alimento ni nada con lo  que sustentarte?
El desierto habla,
cuando el mundo calla
Hace al cuerpo y a la fe,  fuertes y resistentes
ante tantas cosas que los  debilitan

Llévame  contigo al desierto, Señor
porque sin necesidad de  estar
en la aridez de esa tierra  desértica
también aquí y ahora soy  tentado:
por el afán de tener
por el deseo del poder
por la ambición de ser adorado

sábado, 17 de febrero de 2018

Santo Rosario con Letanías - Misterios Gloriosos - Miércoles y Domingo

Completas - Domingo - Oración de la noche.

II Vísperas - Domingo I de Cuaresma - Febrero 18 de 2018.

Laudes I - Domingo de Cuaresma - Febrero 18 de 2018.

Charlas cuaresmales (1 de 2 ) - Padre Santiago Martin F.M.

SANTA MISA DOMINGO 18 DE FEBRERO

Santa Misa de hoy Sábado despues de ceniza - Febrero 17 de 2018

PARÁBOLAS DE CONVERSIÓN Y PERDÓN

Publicada: 16 de febrero de 2018 a las 03:04 p.m. PST
EL FARISEO Y EL PUBLICANO
Reconocer nuestro pecado

Lucas 18, 9-14

En esta parábola del fariseo y el publicano la parte ostentosa y “mala” la hace un hombre que según la Ley era “bueno”, justo y cumplidor de la Ley.

La parte buena, regia, admirable, la hace un hombre que traficaba con su oficio, un recaudador de impuestos que se beneficiaba con las trampas y el chantaje.

Jesús presenta los hechos de tal manera que nos molesta el hombre justo puesto odiosamente de pie ante el altar y nos resulta en cambio agradable el hombre pecador que se golpea el pecho en el fondo del templo reconociendo su pecado. 

En la parábola del hijo prodigo, ocurre algo semejante. El hijo menor, que abandona a su padre y malgasta sus bienes en una vida libertina, es el héroe de esta parábola. En cambio el hijo mayor que aparentemente es bueno, que es fiel a su padre, termina haciendo un papel mezquino.

En la parábola de la oveja descarriada es precisamente ésta el objeto de toda la fiesta. Las noventa y nueve no le dan al pastor tanta alegría.

En la parábola de los obreros de la viña, reciben una dura amonestación los que han trabajado todo el día. Los otros, los últimos, fueron pagados primero y con el mismo salario de los demás.

En la parábola del buen samaritano, el levita y el sacerdote, que llevan una investidura sagrada, se comportan sin corazón ante el herido. En cambio el papel de la perfecta caridad lo hace un pagano.

DESPERTAR EN NOSOTROS LA CONCIENCIA DEL PUBLICANO.

MEDITACIÓN DIARIA: SÁBADO DE CENIZA

Publicada: 16 de febrero de 2018 a las 03:06 p.m. PST
SALVAR LO PERDIDO

Jesús viene como Médico para sanar a toda la humanidad, pues todos estamos enfermos. Humildad para ser curados.

Cristo remedia nuestros males. Eficacia del sacramento de la Penitencia.

Esperanza en el Señor cuando sentimos las propias flaquezas. No tienen necesidad de médico los sanos sino los enfermos. Esperanza en el apostolado.

«Después de esto, salió y vio a un publicano de nombre Leví, sentado en el telonio y le dijo: Sígueme. Y dejadas todas las cosas se levantó y le siguió. Y Leví preparó en su casa un gran banquete para él; había un gran número de publicanos y de otros que le acompañaban a la mesa. Y murmuraban los fariseos y sus escribas decían a los discípulos de Jesús: ¿Por qué coméis y bebéis con los publicanos y pecadores? Y respondiendo Jesús, les dijo: No tienen necesidad de médico los que están sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores a la penitencia». (Lucas  5, 27-32).

«Sígueme »

No hay texto alternativo automático disponible.

San Juan Pablo II (1920-2005), papa 
Mensaje para la Cuaresma 1997 (trad. © copyright Libreria Editrice Vaticana rev.)
«Sígueme »
      El tiempo de la Cuaresma rememora los 40 años que Israel pasó en el desierto mientras se encaminaba hacia la tierra prometida. En aquel período el pueblo experimentó lo que era vivir en una tienda, sin domicilio fijo y con una total falta de seguridad. Muchas veces estuvo tentado de volver a Egipto, donde al menos tenía asegurado el pan, aunque fuera la comida de los esclavos. En la precariedad del desierto fue Dios mismo quien suministraba el agua y el alimento a su pueblo, protegiéndolo así de los peligros. De este modo, la experiencia de la dependencia total de Dios se convirtió para los hebreos en camino de liberación de la esclavitud y de la idolatría de las cosas materiales.

      El tiempo cuaresmal pretende ayudar a los creyentes a revivir, mediante el compromiso de purificación personal, este mismo itinerario espiritual, tomando conciencia de la pobreza y de la precariedad de la existencia, y redescubriendo la intervención providencial del Señor que llama a tener los ojos abiertos ante las penurias de los hermanos más necesitados. Así, la Cuaresma es también el tiempo de la solidaridad ante las situaciones precarias en las que se encuentran personas y pueblos de tantos lugares del mundo.

      Del amor de Dios aprende el cristiano a socorrer al necesitado, compartiendo con él los propios bienes materiales y espirituales. Esta solicitud no representa sólo una ayuda material para quien está en dificultad, sino que es también una ocasión de crecimiento espiritual para el mismo que la práctica, que así se ve alentado a despegarse de los bienes terrenos. En efecto, existe una dimensión más elevada, indicada por Cristo con su ejemplo: "El Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza" (Mt 8, 20). De este modo quería El expresar su total disponibilidad hacia el Padre celestial, cuya voluntad deseaba cumplir sin dejarse atar por la posesión de los bienes terrenos [...] En este camino nos precede Cristo. Su presencia es fuerza y estímulo: Él nos libera y nos hace testigos del Amor. 

Sábado, 17 de febrero de 2018


La imagen puede contener: una persona, sonriendo, gafas


Sábado, 17 de febrero de 2018

CUARESMA DÍA 4

LUCAS 5: 27-32

Amigos, en el Evangelio de hoy Jesús le dice a Mateo: "Sígueme". Este llamado va dirigido al pensamiento, pero está destinado a pasar de la mente al cuerpo y del cuerpo a toda nuestra vida, incluyendo nuestras acciones y decisiones más prácticas. El sentido de "sígueme" es como decir "aprende de mí" o "camina como yo camino; piensa como yo pienso; elige como yo elijo". El discipulado implica una reelaboración completa de uno mismo de acuerdo con el modelo y manera de Jesús.

Al escuchar al Señor se dice que el recaudador de impuestos "se levantó y lo siguió". La palabra griega que se usa para "se levantó" es anastas, la misma palabra que se usa para describir la resurrección (anástasis) de Jesús de entre los muertos. Seguir a Jesús es, de hecho, una especie de resurrección, ya que implica transición de una forma inferior de vida a otra superior, de la preocupación por los bienes temporales de este mundo a una inmersión en la bondad de Dios.

Aquellos que han experimentado una conversión profunda tienden a hablar de su vida anterior como una especie de falsas ilusiones, algo no del todo real. Y así Pablo nos dice, "ya no soy yo quien vive, sino Cristo quien vive en mí"; Y Thomas Merton nos habla del "falso ser" que da paso a nuestro ser auténtico; pero, quizás lo más conmovedor, es cuando el padre del hijo pródigo dice: "Este hijo mío se había perdido y ha sido encontrado; estaba muerto y ha vuelto a la vida". 

Lecturas Del Día 17 de febrero 2018 Sábado después de ceniza

La imagen puede contener: una persona, barba y texto

USCCB Logo

USCCB »  Bible »  Lecturas Del Día


17 de febrero 2018

Sábado después de ceniza
Leccionario: 222
Primera lectura 
Is 58, 9-14
Esto dice el Señor:
"Cuando renuncies a oprimir a los demás
y destierres de ti el gesto amenazador y la palabra ofensiva;
cuando compartas tu pan con el hambriento
y sacies la necesidad del humillado,
brillará tu luz en las tinieblas
y tu oscuridad será como el mediodía.
El Señor te dará reposo permanente;
en el desierto saciará tu hambre y dará vigor a tu cuerpo;
serás como un huerto bien regado,
como un manantial cuyas aguas no se agotan.

Construirás sobre tus viejas ruinas

y edificarás sobre cimientos muy antiguos;
te llamarán reparador de brechas
y restaurador de hogares derruidos.

Si detienes tus pasos para no violar el sábado

y no tratas tus negocios en mi día santo,
si llamas al sábado tu delicia
y lo consagras a la gloria del Señor,
si lo honras absteniéndote de viajes,
de buscar tu interés, de tratar tus asuntos,
entonces el Señor será tu delicia.
Te asentaré sobre mis montañas,
te haré gustar la herencia de tu padre Jacob''.